lunes, 11 de agosto de 2014

Cuba: 55 años de privilegios, represión y engaños ( y 22 )




Fidel Castro

Como recordarán, no hace mucho tiempo se ha visto en la prensa al espantapájaros Fidel Castro despotricar, como siempre, contra el “gallinero imperialista” para calmar a “pájaros de mal agüero”. La verdad es que aprovecha todas las ocasiones para dicho ataque a través del periódico guacamayo “Granma” que, debido a  la claustrofobia del sistema paranoico y homicida, se le tiene por el faro de la verdad de las noticias, hasta tal punto que, si dicho periódico, por ejemplo, acusa a alguien, automáticamente ya es declarado culpable.

El pobre pueblo cubano, se encuentra intoxicado intelectual y moralmente por los efectos de una educación fanática y demagógica que produce una ceguera ideológica descomunal. Asimismo, también se encuentra hechizado por las consignas del partido no pudiendo, por lo tanto, ni rechistar, estando obligado además a creer a pies juntillas lo que dice “Manguito”.

Este sátrapa, criminal y cínico sujeto, nada dice de los infiernos carcelarios de su régimen, ni de los esbirros que torturan a los disidentes, ni de los torbellinos de crueldad y pavor de su régimen tiránico. Tampoco dice nada de la resignación del pueblo, así como del agobio y la  penuria en que se encuentra, lo mismo que la rigidez mental a que lo tiene sometido.

Asimismo, y esto es lo peor de todo, el bueno y noble pueblo cubano no se ha dado cuenta de que, por obra y gracia de la terrible dictadura que lleva soportando desde hace 55 años, han desaparecido las fronteras entre inocentes y culpables o, si se prefiere, entre víctimas y verdugos. Todo esto produce una distrofia mental al más puro estilo stalinista.

Como es sabido, aún siguen por ahí fámulos del comunismo que consideran al régimen castrista como el  “modelo referencial”. A dichos fámulos les recomendamos leer los siguientes libros:

“El furor y el delirio”, escrito por Jorge Masetti, que en su día fue íntimo colaborador de Fidel Castro, Tusquets Editores, S.A., 1.999, 298 páginas incluido el Índice onomástico. En la página 275 se lee:

“Hoy puedo afirmar que por suerte no obtuvimos la victoria, porque de haber sido así, teniendo en cuenta nuestra formación y el grado de dependencia con Cuba, hubiéramos ahogado el continente en una barbarie generalizada. Una de nuestras consignas era hacer de la cordillera de los Andes la Sierra Maestra de América Latina, donde, primero,  hubiéramos fusilado a los militares, después s los opositores, y luego a los compañeros que se opusieran a nuestro autoritarismo; y soy consciente de que yo hubiera actuado de esa forma.

Si no hubiera sucedido la catástrofe del proceso y su desenlace trágico, era tal mi confusión mental, que, a pesar de las dudas que me embargaban, es posible que hubiera permanecido en Cuba. Quizá hubiera llegado al suicidio, porque si en 1989 me costó admitir la verdad, reconocer, diez años más tarde, la gran barbarie que ha significado el comunismo cubano, me hubiera desmoronado. Por lo menos gané diez años que me permitieron reconstruir mi vida”.

“Terrorismo: la red internacional”, de Claire Sterling, Editorial Lasser Press, Argentina, 1982, 365 páginas incluida Bibliografía.

“El legado de Fidel Castro. Una Cuba arrasada tras 48 años de totalitarismo”, editado por Sekotia S.l., 2.007,  221 páginas y 12 capítulos, amén de un Prólogo de Jorge Moragas y una entrevista final a Oswaldo Payá.

Libros estos muy recomendados también para los de la internacional de la mentira  y para los de la recuperación de la memoria histórica.

Nota.- Los dos primeros libros se encuentran comentados en nuestra sección “Comentario de libros” con fechas 27-5-2012 y 6 y 16-12-2012 respectivamente. El último lo comentaremos próximamente.

Con esta entrega terminamos.  Hemos relatado la verdad sobre el régimen dictatorial cubano. Lo demás es cuento y mentira.

Vean en este vídeo de YouTube la miseria del pobre pueblo cubano. Esto que se ve está grabado en este mes de agosto de 2.014. Contra esto no hay manifestaciones ni barricadas.
video



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog