martes, 8 de agosto de 2017

“Secuestro del socialismo” ( I )


Así se intitula el libro de Antón Saavedra, Editorial Libroslibres, 2.004, 472 páginas, incluido el Índice Onomástico.


En la solapa de la portada, figura una somera y pequeña biografía del autor. Dice lo siguiente:

“Antón Saavedra (Moreda de Aller, Asturias, 1.948).
Durante varios años, este socialista desengañado compatibilizó su trabajo en las minas de Hunosa con los estudios de Graduado Social en la Universidad de Oviedo y los de Técnico superior en Relaciones Industriales en la Universidad de Alcalá de Henares.
Afiliado a la UGT y al PSOE en el inicio de los años 70, fue secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT y vicepresidente de la Internacional de Mineros hasta 1.989. Desde 1.986 hasta 1.994 ocupó un ligar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), representando a España.

Entre los años 1.991 y 1.998 fue diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento asturiano por las listas de IU, así como miembro de sus respectivos Comités Ejecutivos Federales”.

En este libro, al autor  cuenta la historia del PSOE a partir de la reunión de Suresnes, historia que nada tiene que ver con la oficial que se ha contado a los españoles desde la cúpula felipista y que ocultaba muchas cosas que descubre Saavedra.

Sobre estas cosas ocultas, comentaba Alfonso Guerra en 1.984: “Al margen de nosotros y otros pocos, ¿quién más lo sabe?”. Pues sencillamente lo sabe Antón, teniendo como base sus vivencias personales, además de consultar y manejar todo tipo de archivos sobradamente documentados.

El asunto, como decíamos, empieza en Suresnes, lugar en el que Felipe González manifestó aquello de que «el PSOE sería fiel a un programa y conquistará una sociedad sin clases. Seremos inflexibles si se trata de salvar la esencia última del partido».

Se omite, por ejemplo que,  antes del Congreso de Suresnes, dentro del PSOE había mucha tensión, tensión que Saavedra vivió de cerca y “en directo”. Así, Tierno Galván definía al nuevo PSOE de González como un  «partido colaboracionista creado por el franquismo como instrumento para domesticar el socialismo hispano a través de los hombres que Carrero Blanco había conseguido infiltrar en las filas del antiguo PSOE».

El libro consta de XXXVIII capítulos que, aunque los primeros están dedicados básicamente a la política, la obra puede decirse que se centra y que está dedicada a la corrupción, dando nombre y apellidos de todas las personas que se aprovecharon y fomentaron dicha corrupción.

Merece especial mención las páginas dedicadas a Areces y a José Ángel Fernández Villa, tan de "moda" actualmente. Al primero lo califica de chaquetero, “corrupto y baboso”, mientras que al segundo lo tilda nada más y nada menos que chivato de sus compañeros, ya que, según Saavedra, Fernández Villa era “un topo infiltrado” a las órdenes de Carrero Blanco.

Esto y otras cosas, las veremos en el próximo capítulo. La verdad es que el  libro es muy jugoso y, después de leerlo, le entran a uno náuseas de ver cómo todavía tienen el cinismo y la cara dura de andar sacando pecho por ahí.


Continuará.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog