domingo, 23 de julio de 2017

El saber no ocupa lugar ( X I I ). Grandes exploradores y conquistadores


Como decíamos en la anterior entrega, en ésta veremos el descubrimiento del Nuevo Mundo. Antes conviene decir algo sobre el tema, que es ignorado por mucha gente.


La primera medición del diámetro de la Tierra, así como de su circunferencia, fue hecha por Eratóstenes, científico griego, hacia el año 240 a. de C. Las cifras fueron 12.000 y 40.000 kms, respectivamente, cálculo que fue bastante correcto.

Posteriormente, hacia el año 100 a. de C., otro astrónomo también griego, Posidonio, hizo la misma medición, pero con resultados muy diferentes, ya que la Tierra tendría una circunferencia de 29.000 kms.

Esta medida, bastante más pequeña que la de Eratóstenes, fue la que aceptó Ptolomeo, y la que se consideró válida en los tiempos medievales. Colón aceptó esta cifra y pensó que un viaje de 3.000 millas hacia Occidente le llevaría a Asia. Si hubiese conocido el diámetro real de la Tierra, probablemente no se hubiera aventurado a hacer el viaje. La suerte que tuvo fue que se le plantó el continente americano en medio, no sabiendo nunca lo que había descubierto aquel 12 de octubre de 1492. No fue hasta 30 años después, 1.521-23, cuando el único barco que quedaba de la flota de Magallanes, circunnavegó por primera vez el planeta, estableciendo el valor correcto que había calculado Eratóstenes.

Según algunos biógrafos, colón había nacido en Génova, siendo su nombre de pila Cristóforo Colombo. No se conoce mucho de sus primeros años, salvo que empezó a navegar muy joven, y que leía todo lo que caía en sus manos sobre navegación. Estuvo unos años en Lisboa, casándose allí con la hija de un marinero.

Una vez tomada la decisión de buscar una ruta que le llevara a Oriente por el Oeste, expuso el proyecto a su Génova natal, proyecto que fue rechazado. Intentó buscar apoyo en los reyes de Portugal e Inglaterra, que se lo negaron. Entonces decidió hablar con los de España, Isabel y Fernando. Estos le escucharon, pero tuvieron que transcurrir ocho años para que el viaje se llevase a cabo, lo que llevó a Isabel a empeñar sus joyas para costear el viaje.

El 3 de agosto de 1492, zarpó Colón con tres pequeñas embarcaciones: “Santa María”, “Niña” y “Pinta”. La tripulación no llegaba a cien personas. Hizo una pequeña escala en Canarias para reparar una nave y de paso recoger provisiones, internándose inmediatamente en el Atlántico, proponiéndose llegar a la India. 

Debido a los fuertes vientos, las naves iban en dirección suroeste y no se veía tierra por ninguna parte.

Ante esta situación, la tripulación cogió cierto miedo y parte de ella quería regresar. Hubo marineros que amenazaron a Colón con tirarlo por la borda. Pero dio la casualidad de que en esos momentos empezaron a verse aves y hierbas en las aguas, con lo que la tripulación se animó, ya que esto indicaba la proximidad de tierra firme. Efectivamente del día 12 de octubre de 1492, la tripulación de la “Pinta” avistó tierra, que era una isla, a la que Colón bautizó como “San Salvador”. Después encontraron Cuba, La Española, Isabela y Santo Domingo.

La nave “Santa María” naufragó. La “Pinta” y la “Niña” regresaron a España. Por esta hazaña del descubrimiento, Colón fue hecho miembro de la nobleza española, otorgándole el título de Almirante del Mar Océano, además de  virrey de todas las tierras españolas de Occidente.

En total, Colón hizo cuatro viajes: en 1492, 1493, 1498 y 1502. Murió en 1506 en la más absoluta indigencia.

El descubrimiento de Colón despertó el sueño de encontrar nuevas rutas hacia Oriente, como hizo el portugués Vasco de Gama. Esto lo veremos en la próxima entrega, así como el origen del nombre de América.

Continuará.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog