martes, 30 de mayo de 2017

El saber no ocupa lugar. Historia de la ciencia ( V I I I )


Como decíamos en la anterior entrega, en ésa veremos algo sobre la ciencia en el siglo XX.


Hasta principios del siglo XX se creyó que el átomo era la partícula más pequeña de la materia, comprobándose en dicho siglo que esto no era verdad. Se constató de que dicho átomo estaba formado por partículas aún más pequeñas: protones, electrones y neutrones. Actualmente se sabe que hay aproximadamente unas 100 partículas subatómicas, tales como mesones, fotones, neutrinos, leptones, bariones, ferminones y un larguísimo etc. Ante esto, nos hacemos una pregunta: ¿y estas partículas de qué están a su vez compuestas? ¿No estaremos ante un pozo sin fondo?

Por otra parte, y en el terreno de la energía, hubo también otro descubrimiento en este siglo. El alemán Max Planck (1858-1947) postuló que la energía no es continua, sino que es creada y asimilada en pequeñísimos paquetes que denominó cuantos.

Aprovechando este nuevo concepto de la energía, Albert Einstein se sirvió para explicar la naturaleza de la luz, diciendo que ésta atravesaba el espacio también en pequeños paquetes que se movían como las olas, y que por moverse precisamente a través de dichos paquetes o cuantos, no necesita de una sustancia para su movimiento, es decir, que la luz se puede propagar en el vacío, al contrario que el sonido.

Einstein, como ya es sabido fue el autor de la Teoría de la Relatividad y el que explicó el efecto fotoeléctrico, motivo éste por el que recibió el Premio Nobel de Física en 1923, y no por la Teoría de la Relatividad como creen algunos. Sus nuevas ideas revolucionaron los conceptos de movimiento, tiempo, espacio, masa, gravitación, etc.

También en biología este siglo fue importante, al redescubrir las Leyes de Mendel de la herencia que, dicho sea de paso, el monje austríaco Gregor Johann Mendel (1822-1884), ya las había dado a conocer en el siglo anterior.
Lo que más aportó el siglo XX a este descubrimiento fue el estudio 
de cómo la herencia también influye en las células individuales de los seres vivos, ya sean animales o plantas.

En la próxima entrega veremos someramente la conquista del espacio, así como las consecuencias que la ciencia puede traer.


Continuará.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog