sábado, 22 de abril de 2017

Oviedo, Cabra y Guernica


Los historieteros profesionales, asalariados de lo políticamente correcto, omiten en sus escritos y fascículos editados por  “periodiquinos” locales e “independientes”, que tragan todo lo que les eche, la terrible masacre cometida por la aviación republicana sobre el pueblo cordobés de Cabra (Córdoba), y también omiten los bombardeos sobre Oviedo. Sólo hablan del bombardeo de Guernica, claro.


Dicho pueblo cordobés se despertó aterrorizado la mañana del 7 de noviembre de 1.938, al ver a tres aviones fabricados en la URSS, modelo Tupoliev SB-2, más conocidos por los “Katiuska”, como soltaban unas docenas de bombas sobre la indefensa población, provocando la muerte de 86 personas, a la vez que producían heridas a 117, entre ellas ancianos y niños.

Parte de Guerra 9 de noviembre de 1938.

“La aviación roja, huyendo de los encuentros aéreos que tantas pérdidas les cuestan y alejándose de todo objetivo militar, lleva varios días dedicada a batir pueblos civiles de la zona nacional, lo más alejado posible de las actividades militares y desde los que les es fácil la huida. Hoy correspondió la cobarde e inhumana agresión al pueblo de Cabra, en donde, en la madrugada, nueve aviones rojos han sorprendido a la población civil bombardeándola y causando 86 muertos y 117 heridos, en su totalidad personas civiles y en gran número mujeres y niños”. (Periódico “El Sol de Antequera” de fecha 13 de noviembre de 1938)

En Cabra no había tropas de ningún tipo, ni era territorio de operaciones militares. Por aquel entonces, el frente estaba en el Ebro, como todo el mundo sabe. Por tanto, tal bombardeo fue una auténtica masacre y genocidio por parte del ejército rojo-republicano. Como no podía ser de otra manera, el colegio religioso de las Madres Escolapias, fue derruido no quedando piedra sobre piedra. También fueron bombardeados la Audiencia y el mercado de abastos.

Parece que las vidas, o mejor dicho, las muertes de las personas de Guernica tienen más importancia que las de Cabra. Para eso está la “memoria histórica” que pretende escribir otra historia de nuestro pasado reciente volviendo al manido tema de buenos y malos, y enzarzando de nuevo a los españoles.

Conviene recordar que los rojo-republicanos fueron los primeros en bombardear ciudades. En el mismo mes de julio de 1.936, Córdoba, Zaragoza, Sevilla, etc, ya sabían lo que eran las bombas lanzadas desde el aire. Pero, claro, los nacionales no tuvieron al comunista Picasso que “inmortalizase” el bombardeo de Cabra.

Abundando en el mismo tema, el 2 de abril de 1.987 publicaba el diario ABC una carta de Angel Palomino, autor de “Torremolinos Gran Hotel”, “Madrid Costa Fleming”, “Memorias de un intelectual anti-franquista”, “Zamora y Gomorra”, etc., que decía lo siguiente:

“OVIEDO-GUERNICA-Señor Director, manifiesto mi adhesión a la serena y razonable carta (….) El ataque aéreo a cualquier ciudad es un horror de la guerra. Oviedo lo padeció 130 veces, sólo diez fueron contra objetivos militares; 120 contra la población civil. La ciudad quedó destruida (…). Añádase el diario bombardeo de la artillería. Picasso no se enteró, de haberlo sabido, quizá hubiese titulado su cuadro “Oviedo”, y hoy no estaría tan disputado”.

Buen dato para recuperar la “memoria histórica”. Y recordar que sobre Oviedo cayeron más de 10.000 bombas de los ataques aéreos.


Nota.- La imagen corresponde al barrio de San Lázaro de Oviedo, después de los bombardeos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog