viernes, 28 de abril de 2017

El saber no ocupa lugar. Historia de la ciencia ( I I I )


Como decíamos en la anterior entrega, en ésta veremos someramente la gente de ciencia de Alejandría y de la Edad Media.


Como ya es sabido, Alejandría, fundada por Alejandro Magno, discípulo de Aristóteles,  fue el gran centro de la ciencia durante el siglo II a. de C. En esta ciudad, Euclides elaboró normas, teoremas y reglas de Geometría, siguiendo vigentes muchas de ellas en la actualidad. También destacó Arquímedes, con sus leyes de la palanca y la explicación de por qué los objetos se hunden o flotan. También el astrónomo Aristarco aseguró que la Tierra giraba alrededor del Sol, aunque su postulado no se lo creyó nadie en aquel entonces, quedando olvidado hasta el siglo XVI.
Por otra parte, también en el campo médico brilló esta ciudad egipcia, destacando los descubrimientos de  arterias, venas y del sistema nerviosos.

Dando un salto a la Edad Media, nos encontramos  que los musulmanes introdujeron en Europa el papel y las cifras arábigas, es decir, los números 1, 2, 3, 4  . . . etc, si bien es verdad, que la fabricación del papel la habían copiado y aprendido de los chinos, que lo habían inventado dos siglos a. de C. Quizá su aporte más significativo haya sido la creación de farmacias, en las que preparaban y vendían medicamentos.

En esta Edad Media tuvo lugar una cosa importantísima: la creación y fundación de Universidades, lo que permitió a los estudiosos de las diferentes ramas reunirse para trasmitir conocimientos y exponer y discutir ideas.

En la próxima entrega veremos también someramente el siguiente período, denominado Renacimiento.


Continuará.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog