viernes, 28 de abril de 2017

De análisis a parálisis















Hay un aspecto en el que todos los marxistas-leninistas-gramscianos están de acuerdo: hay que acabar con la religión, la cristiana, claro, y destruirla.

 Para combatirla, recurren a conceptos trasnochados y decimonónicos absolutamente manidos que provienen de una doctrina dogmática y supersticiosa sobradamente desacreditada por sí misma, aunque tenga muchos fámulos pedantes infumables que aún la defienden. Estos pedantes infumables, que dicen de sí mismos que son “serios y científicos”, no se dan cuenta, por mucho que lo intenten, que la religión no se puede destruir. 

En su amada y destartalado URSS, hasta el mismísimo Gorbachov recurrió a Dios cuando su esposa Raisa se encontraba gravemente enferma. Pero es igual: siguen con su inquina y su odio a la religión en general, y a la cristiana en particular. No paran de hacer análisis y análisis: lo único que obtienen es parálisis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog