sábado, 26 de noviembre de 2016

“Miseria y grandeza del Partido Comunista de España 1939-1985” ( I )



El título completo del libro es “Miseria y grandeza del Partido Comunista de España 1939-1985. Un análisis implacable de importantes episodios históricos hasta ahora nunca desvelados”, autor Gregorio Morán, Editorial planeta, 1986, 648 páginas incluido índice Onomástico, aunque hay otras tres páginas más en las que se incluyen títulos publicados por “Espejo de España”.
Esta obra no tiene desperdicio. Su principal característica es que el libro ha desaparecido prácticamente de las librerías. Y no solamente eso, sino que los documentos que aporta Morán fueron “depurados” en su día por ser comprometidos además de ser un riesgo político. Como siempre decimos a los lectores y amigos de este blog, si queréis adquirir este libro no tenéis nada más que enviarme un e-mail y os indico donde lo podéis conseguir.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención, es la documentación que aporta Morán sobre Santiago Carrillo, en la que se ve todo el cinismo, el terror y horror de este sujeto, aunque estas cosas y más ya han quedado expuestas en los comentarios que hemos hecho del libro “El zorro rojo”, comentarios insertado en este blog con fechas 16, 18, 21 y de octubre de este año.

Como recordarán, el mentado Carrillo recibió varios “homenajes”: desde su “honoriscausamiento” por la Universidad Autónoma de Madrid, hasta su nombramiento como hijo predilecto por el ayuntamiento de Gijón por su “brillante hoja de servicios”, pasando por la cena que le dieron con motivo de su 90 cumpleaños el 16 de marzo de 2.005. A este “acontecimiento” vamos a dedicarle unas líneas, antes de seguir con el libro.

A dicha cena acudió lo “más granado” de la política y del periodismo, incluidos “artiscejos” y representantes del gobierno de España en aquellos días. La figura principal fue ZP que calificó a este cruel, sanguinario, cínico y cobarde personaje como un “ejemplo político”.

Otro de los asistentes fue Juan José Ibarreche, quien dijo que toda la sociedad vasca apreciaba a Carrillo por su trayectoria.

También estaban allí María Teresa Fernández de la Vega, Jorge Pujol, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que calificó al asesino como “patriota que se sacrificó por la democracia”. También estaba José Barrionuevo, brazo derecho de Felipe “Sonrisa de hiena” González relacionado con el terrorismo durante el mandato de éste, y varios personajes más, como el vate de Franco, Víctor Manuel, y María del Pilar Cuesta Acosta, es decir, Ana Belén, etc, etc.

Pero lo más cojonudo de todo (y perdonen por la expresión, pero es que de vez en cuando hay que tirar del román paladino, que diría Gonzalo de Berceo), es que el romano patrón del “Bribón”, es decir, el del jaleo real, envió una carta al asesino en la que le comunicaba su respeto y amistad “fraguada durante muchos años”. Sin comentarios.

En la próxima entrega empezaremos a comentar y ver lo que está escrito en este magnífico libro.

Continuará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog