martes, 11 de octubre de 2016

Los mártires de Nembra y Gerardo Iglesias


Gerardo Iglesias, ex secretario del PCE, natural de Mieres y residente en Gijón, al que un día Santiago Carrillo, hijo predilecto de esta ciudad, le llamó “guarro”, como ya saben presentó una querella por “torturas recibidas durante el franquismo”, aunque la Fiscalía ha impedido que el señor Iglesias declarase. No cabe duda, de que este señor, después de todo, ha tenido suerte porque puede contarlo.

Los que no lo pueden contar son los mártires de Nembra Genero Fueyo Castañón, Isidro Fernández Cordero, Segundo Alonso González y Antonio González Alonso, vilmente asesinados por correligionarios de la ideología del señor Iglesias.

El caso más monstruoso fue el de Antonio González Alonso, que fue detenido por ser simplemente cristiano. Le dijeron que podría salvar su vida se rompía el altar de su parroquia, así como un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús. Como se negó, le cortaron la lengua y lo tiraron a un pozo en el alto de San Emiliano, límite de los concejos de Mieres y Langreo. Jamás fue encontrado su cuerpo.

Tampoco pudo contarlo el párroco de la Rebollada, lugar del Mieres natal del señor Iglesias, Ramón Merediz Llanes, que ingresó en la cárcel-capilla de Fábrica de Mieres en octubre de 1934, siendo posteriormente vilmente asesinado a culatazos.

Tampoco pueden contarlo dos tíos abuelos del que escribe estas líneas, también mierenses como el señor Iglesias, que fueron vilmente asesinados por los “delitos” de ser un simple comisionista uno, y un religioso carmelita el otro.

No seguimos porque el asunto sería interminable. Recomendamos al señor Iglesias que lea algunos libros sobre el tema, tales como “Cuando la dominación roja. En el convento-cárcel de Mieres”, autor Alfonso Bocinos Villanueva; “Esto pasó en Asturias. Sangre y dolor de la revolución roja”, autor Manuel González Hoyos; “Los mártires de Asturias. La escuela mártir de Turón”, autor Ramón Rucabado; “El martirio de los sacerdotes asturianos”, autor Hilario Yaben, y un largo etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog