miércoles, 19 de octubre de 2016

“La intocable”


Continuamos con los libros escritos sobre eso que llaman “casa real”. Hoy le toca el turno a “La intocable. Cristina, la infanta que llevó la corona al abismo”, autores Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, Editorial La Esfera de los Libros, S.L., 2014, 396 páginas, incluido “Índice onomástico”.
Este libro, como todos los que estamos comentando sobre la “raleza”, no tiene desperdicio. Consta de X X I I capítulos todos ellos interantísimos. En el primero, página 22, se lee lo siguiente:

“Manos Limpias subrayaba, para no dejar el más mínimo resquicio a la duda, que ‘la infanta había dispuesto de dinero de la caja de la sociedad defraudadora [de Aizoon]’. Que en el sindicato había leído concienzudamente la edición del 30 de noviembre de 2011 de ‘El Mundo’ lo demostraba el hecho de que esgrimían otra razón de peso para convocar en sede judicial a la hija del hombre cuyo retrato sobrevuela la testa de todos los jueces de España: la aparición del nombre de doña Cristina en los ‘books’ que entregaba el Instituto Nóos en todas las administraciones y empresas en las cuales Urdangarin y Torres se plantaban con la obvia intención de rapiñar. Con el objetivo ulterior de, Iñaki y Diego dixit: ‘forrarse y, cuanto más mejor’ ”.

El libro cuenta también cómo Cristina se empeñó en la defensa de su esposo, manifestando que es “víctima de una conspiración, ya que dice que todos sus negocios en “Nóos y Ayzon son “plenamente legales”

Dentro del Capítulo X I, se lee en la página 178 la relación entre Corinna Sayn-Wittgenestein y el rey:

“La bella, desconocida y ‘entrañable’ amiga del rey que le acompañaba en la cacería de elefantes de Botsuana organizada por el sirio-saudí Mohamed Eyad Kayali en la que fracturó la cadera, teniendo que ser evacuado de urgencia a España”.

En la página siguiente se leen unas declaraciones que hizo la tal Corinna a “The New York Times:

“ ‘El rey es un tesoro nacional’, aseguraba la acompañante de cacería de don Juan Carlos al mismo tiempo que se presentaba a sí misma como ‘asistente estratégica del gobierno español’ a través de la sociedad Apollonia Associates. ‘Cuando el rey entra en una habitación irradia calidez y carisma y conecta con todo el mundo. No deja a nadie indiferente’, apostillaba para dejar claro el grado de intimidad que mantenía con el jefe del Estado español”.

En la página 330, dentro del Capítulo X X I, dice Cristina:

“Es una conspiración contra la corona, nosotros no hemos cometido ningún delito, no hemos hecho nada malo – afirmaba una y otra vez que tenía ocasión. Era, o al menos eso pensaba ella, la mejor manera de defenderse de un mundo mundial que estaba contra ellos”.

Recomendamos leer este libro. Como decíamos más arriba, no tiene desperdicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog