sábado, 8 de octubre de 2016

“¡Hasta nunca, Juan Carlos” ( y I I )


El título completo del libro es “¡Hasta nunca, Juan Carlos! Perjurio, homicidio, felonía y corrupción”, autor Manuel Galiana Ros, Editorial Ediciones Esparta  2013, 237 páginas en las que se incluye “Romance del rey felón”, páginas 233 a 237.

Como decíamos en la anterior entrega, en esta obra salen a la luz todas andanzas personales, tanto amorosas como profesionales, de este sujeto “Patrón del Bribón”, a la vez que se ve el enriquecimiento indebido de este detestable personaje.

En la página  97, y dentro del capítulo intitulado “A partir de su matrimonio”, se lee lo siguiente:

“El nombramiento de sucesor además venía acompañado de un ascenso al generalato y del nombramiento de príncipe de España (pero no de Asturias). Más adelante una vez que fue nombrado Rey y completado de forma efectiva el pecado de perjurio, supo sin embargo engañar a casi todos los españoles, porque al mismo tiempo que se despojaba voluntariamente y altruistamente de la mayoría de los amplios poderes heredados del anterior Jefe del Estado, obtuvo como compensación por este desprendimiento una serie de contrapartidas vitalicias entre las que estaban incluidas:  la aceptación formal por parte de todos los partidos de la restauración monárquica; la obscena y total impunidad personal penal reflejada en la Constitución para todos y cualquiera de sus actos de la clase que fueran; la jefatura suprema de las Fuerzas Armadas; una partida generosa para el mantenimiento de la Casa Real no sujeta a control institucional alguno; el contar con el regimiento de la Guardia Real y la Unidad de Alabarderos y finalmente el establecimiento de un pacto de silencio con el estamento de los medios de comunicación que deberían censurar cualquier tipo de información relativa a su persona o sobre su familia que no fuera de carácter políticamente correcto”.

En la página  99, y como consecuencia de ciertos comentarios despectivos hacia su persona, el patrón del Bribón dice:

“Ya estoy harto de que todo el mundo venga a chuparme el culo y luego me considere tonto”. El que pica ajos come, oiga.

En fin, no seguimos comentando porque, como ya hemos dicho en otras ocasiones, la lectura de este libro y de otros sobre la “raleaza”,  nos produce asco, náuseas y varias cosas más.

Seguiremos comentando más libros sobre estos sujetos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog