domingo, 5 de julio de 2015

Sobre genocidios ( I )



Según el Diccionario de la RAE, genocidio es “exterminio o eliminación de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”


Dicha palabra proviene de enlazar la raíz griega genos (estirpe, familia, tribu, etc), y el vocablo latino cidio (matar). De ahí homicidio, fratricidio, magnicidio, etc.

Generalmente, por no decir siempre, el genocidio lo suele practicar un gobierno que tiene en su poder todo el aparato del Estado, estando considerado como un delito internacional y que, como es obvio, puede ser llevado ante un tribunal. También puede ser cometido por un individuo, como es el caso de ya sabemos quién.

Raphael Lemkin, judío polaco, fue el que el que acuñó y desarrolló este término. Una vez finalizada la II Guerra Mundial, estuvo presente en varias reuniones de las Naciones Unidas, reuniones que sirvieron para redactar el actual Derecho Internacional.

Dicho esto, ¿se ha juzgado alguna vez a algún Estado o sistema por genocidio, aparte de los nazis hitlerianos? La respuesta es un no rotundo.

Con motivo de lo que se llamó la Guerra Fría, que empezaba relativamente poco después de terminada la II Guerra Mundial, nadie tuvo los dídimos, empezando por las mismas Naciones Unidas, de juzgar y condenar a la URSS que, como ya está sobradamente demostrado, era un estado genocida. No vamos a recordar aquí el “holodomor” ucraniano, o las fosas de Katyn polacas. (Ver nuestros artículos “Holodomor”, de fecha 11 de junio de 2.015,  y el comentario sobre el libro de César Vidal “Paracuellos-Katyn”, insertado en este blog el 8 de marzo de 2.015 en la sección “Comentario de libros”).

Pero lo más curioso es que, posteriormente, tampoco se actuó contra China, y ya en nuestros días, contra Corea del Norte, donde la población esclavizada se muere de hambre, mientras el gobierno gasta millones y millones en armas y ejército. Tampoco se actúa en determinadas naciones de África.

De la masacre perpetrada por el ejército rojo de la desaparecida URSS sobre la ciudad alemana de  Nemmersdorf  en el año 1944, tampoco se dice nada.

Lo que sí se critica es el genocidio nazi que, curiosamente, algunos están empeñados en decir que no existió. ¿Por qué no se critica y se juzga al genocidio comunista?

Cuando la historia se distorsiona y se cuenta de forma parcial e interesada, ocultando todo el terror y el horror, se llega por mor de una propaganda machacona, al mito, que a su vez transmite subliminalmente el odio a los “otros”, es decir, a EE.UU. y al “mundo capitalista”.

Y así llegamos a lo que llegamos: al tonto útil, que diría Lenin, que no ve más allá de sus narices y disculpa todo el terror y el horror desencadenado por la doctrina marxista-leninista, doctrina que consideran justa y entrañable. Los crímenes y asesinatos de Lenin, de Stalin, de Mao, de Pol Pot, de Fidel Castro, etc, etc.,no son tales crímenes. Sólo son los de Hitler y los de EE.UU. 

Según " El libro negro del comunismo " , ya comentado en este blog en la sección “Comentario de libros” con fechas 20 y 31 de mayo de este año 2015, los genocidios , torturas , atrocidades y hambrunas provocadas por los distintos regímenes comunistas en el mundo , se aproximan a los cien millones de personas y además en tiempos de paz. Ahí van una cifras:

Unión Soviética................20.000.000
China.............................    65.000.000
Corea del Norte ................  2.000.000
Camboya .........................   2.000.000
Africa ..............................   1.700.000
Afganistán.......................    1.500.000
Vietnam ..........................    1.000.000
Europa del Este ................   1.000.000
América Latina ....................  150.000


Continuará.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog