miércoles, 15 de julio de 2015

Separados un poco más


No cabe duda de que al celtibérico habitante le gusta ver la televisión, o mejor dicho, la telebasura.


A las cajas tontas llegan varias cadenas nacionales, como son TVE1, TVE2, Antena 3, Telecinco, la Cuatro, la Sexta y no sé si alguna más. Además de las mencionadas, nos llegan las emisiones de los distintos canales autonómicos.

Hay autonomías que incluso tienen más de un canal. Estos canales no se quedan en los límites de las citadas autonomías. Así, por ejemplo, en la comunidad de Murcia reciben la señal del Canal Nou valenciana; en occidente de Asturias se ve la TVG gallega y en las zonas limítrofes con Madrid, se puede ver Telemadrid.

Esta “intromisión” puede calificarse de recíproca en algunos casos, pero no llega a toda España. Y aquí es donde surge un problema que podríamos llamar de cohesión o de unidad nacional, aunque problema es también que los canales autonómicos sean un fondo perdido de dineros. Pero esto es otra historia.

La FORTA (Federación de Organizaciones de Radio Televisión Autonómica, integrada por once “entes” de televisión y radio autonómicas) que, como su nombre indica, agrupa a todos los canales autonómicos, tiene una cuota de pantalla, en un determinado período de tiempo, del 20% del total nacional. Esto quiere decir que cada vez se sintonizan más las autonómicas.

¿Qué conclusión se puede sacar de esto? Pues sencillamente que el público recibirá distintos contenidos y no habrá homogeneidad. El teleespectador de una cadena autonómica nada tendrá en común con el teleespectador de otra.


En una palabra:  si un español ve una cosa que otro no pueda ver, nos estaremos separando un poco más, ya que se van reduciendo las cosas que hay en común entre todos los españoles, aunque para algunos es suficiente que lo “común” sea la Guerra Civil y El Quijote. Y para otros, ni eso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog