viernes, 12 de junio de 2015

Tiempos difíciles ( y I I )


Como ya es sabido, el Bobo Solemne, gran timonel él, que fue presidente de España durante las legislaturas VIII y IX, nos dejó una crisis de la que nadie habla.


Como recodarán, dicha crisis comenzó en el año 2008 cuando el “zapaterato” llevaba cuatro años de despilfarro. La destrucción de empleo fue brutal, llevando a la miseria a millones de españoles.

Como ya hemos dicho varias veces, mientras no se supriman la monarquía, el Senado, la subvención estatal a los sindicatos y, sobre todo, las autonomías, no levantaremos cabeza.

Muchos adujeron, y aducen, que la citada crisis no es sólo de España, sino de casi toda Europa. Puede que haya algo de verdad en esto, pero lo rotundamente cierto es que tenemos una gran desventaja con el resto de países, desventaja que son precisamente las autonomías, con sus “gobierninos”, sus “ministrinos”, sus “directorinos”, etc, etc.

Por otra parte nos gustaría que alguien nos explicase, sin logomaquia y sin demagogia, qué es esto de las autonomías, un modelo que no se estila en ningún país y que, además del gasto desorbitado que supone, lo único que genera son diferencias entre los españoles, amén de fomentar los sentimientos separatistas con los consabidos enfrentamientos.

Si descendemos un peldaño, llegamos a las administraciones locales. Aquí el asunto es poco menos que esperpéntico: más de 8.000 municipios. De éstos, 5.000 tienen menos de 1.000 habitantes, encontrándose más de 1.000 que no llegan a los 100 vecinos. Todo ello, claro está, con su montaje corporativo correspondiente, existiendo además ciertas “entidades” más pequeñas que los municipios.


En fin, vivimos en tiempos difíciles. Probablemente los que vengan sean peores, sino se pone remedio a este desbarajuste bestial que tenemos, y tendremos, en esta resquebrajada España.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog