martes, 9 de junio de 2015

Recordando la Historia. La república marxista. ( L X X V )


En el periódico “El Socialista” de 9 de febrero de 1936, aparecían unas declaraciones de Largo Caballero, el Lenin español:


“Estamos decididos a hacer en España lo que se ha hecho en Rusia. El plan del socialismo español y del comunismo ruso es el mismo”. Es decir, terror, odio, mentiras, hambrunas, etc.

La Guerra Civil española estuvo presente en la desaparecida URSS, sobre todo en Moscú debido, entre otras cosas, a la “información” que transmitían desde aquí los “enviados” Mijaíl Kolstov e Iliá Ehrenburg, información que aparecía en el diario del régimen “Pravda”. Además había “asesores” militares y policía secreta que también transmitían noticias.

Por otra parte, también se veían en los periódicos soviéticos imágenes de bombardeos y grupos de “voluntarios”, todo ello envuelto en la consabida propaganda y generando una opinión romántica e interesada en la población soviética sobre los “héroes” de la guerra, a la vez que también se transmitía simpatía por el gobierno del Frente Popular.

Como es sabido, la ayuda soviética no se dejó esperar. En agosto de 1936 comenzó el transporte de armas a favor de la República. Dicha ayuda, en contra de lo que dicen muchos “historieteros” y fanáticos marxistas, no era desinteresada, sino que estaba pensada  para que la URSS pudiera ejercer sus influencias para su plan de expansión.

Como recordarán, la URSS mantuvo en sus fronteras con Manchuria  una guerra constante, hasta que la invadió en agosto de 1945. Pues bien, tanto esta guerra como la española, eran presentadas al pueblo soviético con la propaganda propia del sistema, haciendo ver a la población el lado “educativo” de los conflictos.

Como también sabrán, una delegación española se trasladó a la URSS haciendo  un viaje por el canal del río Volga. Ni qué decir tiene que fueron recibidos a bombo y platillo cuando los componentes de dicha delegación desembarcaron en Odesa. 

De todas estas noticias y propaganda se encargaba el periódico “Pravda” en el año 1937. Pero de lo que no decía nada era de las hambrunas de aquellos tiempos, así como tampoco comentaba nada de que en ese mismo año surgieron en la URSS los conflictos internos que se ocultaron durante muchos años. Dichos conflictos, como ya es sobradamente sabido, estaban “provocados” por los que criticaban el régimen, a los que se les calificaba de espías y traidores.  Tenían ellos bastantes problemas como para preocuparse de los de los demás. Pero era igual, la mentira, el odio y la propaganda había que difundirlas a toda costa. El anual ideológico así lo exigía, y lo exige.


Continuará.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog