lunes, 4 de mayo de 2015

Recordando la Historia. La república marxista. ( L X X I I I )


Como ya saben, aquella república estaba prácticamente en manos de los comunistas, pero con una cosa curiosísima: todos ellos temían a Santiago Carrillo.


 A tal efecto, en las páginas 110 y 11 del libro “Con la piel de cordero”( I ), autor Josele Sánchez, Editorial Círculo Rojo, noviembre 2014, 514 páginas, se lee: 

“Pepe Díaz, Secretario General del PCE, Dolores Ibarruri Pasionaria, Enrique Líster, Jesús Hernández, Antonio Uribe, Juan Delicado, Domingo Ungría y la totalidad de los miembros del Comité Central del partido, temen más a Carrillo que a ser detenidos por los fascistas. Hasta el embajador ruso, Marcel Rozenberg, es consciente del cuidado que debe tener con Santiago Carrillo si quiere seguir manteniendo su puesto y las prebendas de las que disfruta en Madrid, por lo que no duda en consultar al veinteañero, como si de su superior directo se tratase,  cualquier toma de decisión importante en su actividad diplomática.

Así que, pese a las cínicas sonrisas públicas que muestran los máximos dirigentes del PCE y para su silenciosa desesperación, su indignación contenida y su rabia,  el imberbe y jovencísimo Santiago Carrillo obrará por cuenta propia en su nuevo cometido como consejero de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid, no obedecerá consigna alguna, ni actuará bajo la férrea disciplina de su nueva condición de militante del Partido.

Todos en el Comité Central y en el Buró Político del Partido Comunista de España, más que intuir saben a quién rinde cuentas directamente el recién llegado Santiago Carrillo y nadie va a atreverse a cuestionarlo”.

Pero, claro, oiga, este sujeto ha luchado por la democracia desde las filas del comunismo, según manifestó en su día un alcalde de cierta ciudad asturiana, perteneciente al híbrido, desnortado y sin ideas PP

( I ).- Este libro se encuentra comentado en la sección “Comentario de libros” con fecha 12 de marzo de 2015.


Continuará



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog