viernes, 17 de abril de 2015

La arremetida



La pandilla de íncubos, o de súcubos (¡vaya usted a saber!), que nos gobernó en el período del  “gonzalato” y después en el del “zapaterato”, arremetieron en su día contra todo lo arremetible en esta pobre España.


A saber: contra la Iglesia (¡faltaría más!), contra las corridas de toros por ser crueles (asesinar a un ser humano en el vientre de su madre no es cruel), contra el tabaco (contra éste no tanto) y contra el alcohol, por motivos de “salud”.

Estos partidarios del “sesenyochesco” “prohibido prohibir”, cuando llegan al poder lo prohiben casi todo, prohibiciones que “el pueblo soberano”, debidamente amansado y anestesiado,  justifica porque son de origen “progresista” que mira por la salud de la grey, sin importarle un bledo, dos cominos y tres dídimos  que el Estado se inmiscuya en los asuntos privados de las personas.

Para ver a que extremos hemos llegado, pinchen en el siguiente enlace:

Procesión del santísimo coño de todos los orgasmos

 No hacemos ningún comentario, porque lo que aquí se ve se comenta por sí solo. El vídeo lleva por título “Procesión del santísimo coño de todos los orgasmos”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog