viernes, 20 de marzo de 2015

Sobre separatismos ( I )


Vamos a dedicar unas entregas al tema de los separatismos, tema que está en el “candelabro” (como diría uno que iba para político) desde hace tiempo.


Sobre el asunto de los separatismos se han vertido, y se vierten, una sarta de mentiras incalificables. Los “pensadores químicos” encargados de hacer los correspondientes “análisis históricos”, han descendido a un nivel tal, que da la sensación de que estamos viviendo bajo la mentira, el embeleco y la falsedad, todo ello  perfectamente organizado.

Hay un hecho innegable: la tranquilidad con la que el “pueblo soberano” está considerando el asunto de los separatismos. No se da cuenta, por ejemplo, de que el separatismo vasco está gestado por el terrorismo, lo que impide que la gente, como ya es sabido, se puede expresar libremente. En privado se dicen españoles, pero públicamente no lo pueden manifestar.

En Cataluña, sin amargo, el asunto es diferente: si en Vascongadas la coacción a los que se dicen españoles es a través de la violencia y el terror, allí es mediante la represión y la opresión social. El aniquilamiento de toda expresión que tenga algo que ver con lo español, es automáticamente  apoyado y promocionado por las autoridades regionales o municipales: “¡Fora les forces d’ocupacio!”. Habría que preguntar a la saga de los Pujol si les produjo “algún beneficio” esa “ocupació”. Ustedes ya me entienden.

Todo esto ha generado un odio hacia España que queda perfectamente plasmado en el vídeo de Rubianes que, aunque seguro que lo conocerán, lo vamos a insertar al final por si alguno lo ignora.

Ese odio, resentimiento o rencor hacia España, que es el vínculo de unión entre separatistas catalanes, vascos e incluso gallegos,  ha sido sembrado con la mentira de que  están “oprimidos” por los españoles. Consecuencias de todo esto: enfrentamientos políticos, culturales, históricos y hasta deportivos. Quizá lo más ridículo sea lo concerniente a la historia, y sobre todo, a la reciente de España. Así, por ejemplo, en Bailén hay un colegio que se llama “19 de Julio” en honor de la fecha en que las tropas andaluzas derrotaron a las de Napoleón en la Guerra de la Independencia. Pues bien, ¡agárrense ustedes!, el Sindicato Andaluz de Estudiantes remitió una carta a dicho colegio, acompañada de una resolución aprobada por el Consejo Escolar del Estado, para que se cambiase el nombre del centro porque hacía referencia “¡ al régimen de Franco!”. Confundir el 18 de julio de 1.936 con la misma fecha de 1.808, demuestra una estulticia y una ignorancia supinas.  

El panorama, desde luego, es desolador. No tienen en cuenta de que toda actividad humana que esté basada en el odio, es porque en el fondo no hay una base razonada. Puede que con el tiempo se diluya esta cerrazón y este fanatismo. Lo dudamos. Sería bueno para todos.

Otro asunto a tener en cuenta es el económico: nos estamos desangrando todos, como es público y notorio. Se están prometiendo “medidas sociales” a tutiplén, que en el fondo no son más que monstruosas y gigantescas limosnas, con el objeto de captar votos. El resultado ya está a la vista: arcas y cajas vacías, deudas cuantiosas y despilfarro por doquier.

En todo esto lo que subyace es la conservación del poder y derrotar al PP: hay que ser “flexibles” para que los “nazionalistas” se anexionen Navarra, Aragón, el Ebro, el País Vasco Francés, Portugal (¿por qué los gallegos no pueden pedir la anexión de esta nación?); para que creen “ligas” en el Sur, en el Norte, o en Peñaranda de Bracamonte. No les importa la destrucción de España.

Por otra parte hay que tener en cuenta que si la UE está recortando soberanía a las naciones a favor de la Comunidad Europea, y si al mismo tiempo se da rienda suelta para que la citada soberanía sea concedida a las autonomías, se puede armar la de vámonos Juana.

Vean el vídeo de Rubianes.



Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog