viernes, 19 de septiembre de 2014

Recordando la Historia. Cosas de la I I República. ( X X X I )


Como ya saben sobradamente, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón Moya y otros muchos, eran verdaderos republicanos.



Como ya saben sobradamente, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón Moya y otros muchos, eran verdaderos republicanos. Lean unas palabras del primero parecidas en el diario madrileño  “El Sol” con fecha 8 de noviembre de 1931, cuando sólo se llevaban siete meses de república:

“Yo he venido a la República, como otros muchos, movido por la entusiasta esperanza de que, por fin, al cabo de centurias se iba a permitir a nuestro pueblo, a la espontaneidad nacional, corregir su propia fortuna, regularse a sí mismo, como hace todo organismo sano . . .

La República nueve necesita un nuevo partido de dimensión enorme, de rigurosa disciplina, que sea capaz de imponerse, de defenderse frente a todo partido partidista. Por eso me da pena ver cómo en este mismo Parlamento actual pierden la mayor parte de su energía viviendo en grupos dislocados, cuando no en singularidad solitaria, atractiva y grácil, sin duda, pero inoperante”.

No se puede decir tanto en tan pocas palabras. 

Dos meses antes de estas palabras de Ortega, Manuel Azaña, que siempre echaba la culpa a los “otros” de todo lo que pasaba, además de insultarlos, pronunciaba estas palabras ante la asamblea de Acción Republicana del 14 de setiembre de ese mismo año 1931:

“Ya ha pasado el entusiasmo de los ingenuos que sólo esperaban en la virtud milagrosa de la revolución instantánea. Yo me alegro mucho de que haya desaparecido el entusiasmo, pues no sirve para administrar, ni para gobernar, ni para reformar el país; el entusiasmo ofusca el entendimiento, paraliza la acción y extravía a las gentes . . .Yo no volveremos más al estado de risueña esperanza anterior al 14 de abril . . .Ha llegado la hora del esfuerzo y del crujir de dientes . . . Y esta carga que ha caído sobre los ciudadanos españoles ha producido un desaliento, una intranquilidad, una desconfianza en el mañana y un malestar, que trae su origen precisamente en la facilidad con que se nos vino a las manos el régimen republicano”.


Continuará.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog