sábado, 13 de septiembre de 2014

España en el abismo


El Bobo Solemne que gobernó España, se dio cuenta en su día de que la realidad le sobrepasaba. Su cortedad, su indigencia cultural y su falta de solidez y de experiencia, le hacían vivir a la defensiva. Y para intentar salir airoso, se rodeaba de colaboradores y asesores mediocres (unos 600). Pero lo que más llamaba la atención de este sujeto, es la alta valoración que hacía de los que daban la cara por él en circunstancia y situaciones difíciles y comprometidas. 

Pero el sujeto en cuestión, no es tan bobo como parecía. Sabía y se daba cuenta que otras personas más pudientes y poderosas que él, lo habían aupado a donde estaba, y que esas personas esperaban algo a cambio, lo que le hacía sentirse temeroso, no ya de sus naturales enemigos políticos, sino de sus propios colegas.

La jefatura que ha programado el proyecto, proyecto que tenía, y tiene por objetivo primordial desguazar España, no le permitía que se desviase lo más mínimo del camino trazado. Por otra parte, esta implacable jefatura le necesitaba como chivo expiatorio por si fracasaba el plan. Por tanto, no le quedaba más remedio que la huida hacia delante.

Esta táctica de colocar o de encumbrar al poder a un sujeto de escasa capacidad o de nula visión, es muy vieja. Ya lo hizo Hitler hace más de ochenta años cuando fue encarcelado en la prisión de Landsberg: encargó la dirección del partido a un inepto e inútil A. Rosenberg, hombre poco brillante y de escasa o nula popularidad.

Como decíamos antes, el proyecto desguazador de España era lo primero. Y para esto vale todo: derribar el estado de derecho y la democracia, excluyendo a la oposición (si se la puede ilegalizar, mejor) y contar la historia para que el “pueblo soberano sepa la verdad”. 

Este último aspecto es el que más les corroe porque gracias a Franco el totalitarismo socialista no se implantó en España. El año 36 les trae de cabeza. Y siguen anclados en esta fecha para aclarar y rescatar “la memoria histórica” . . . pero, claro, esta memoria histórica parece que es para desmemoriados. Porque, ¿se acuerdan estos “recuperadores” de lo acontecido hace muy pocos años con el terrorismo de estado y los fondos reservados, durante el gobierno de otro socialista? Si el “pueblo soberano” no se acuerda de esto, ¿cómo va a recordar lo ocurrido en el 36 y años siguientes?

Otro objetivo a cumplir  era el del desguace económico. La politización bestial que sufrió la economía, así lo demuestra. Los amigos nacionalistas son los que están controlando casi todo el tinglado financiero y las empresas más importantes. Y para que la cosa saliera más redonda, se les brindó la oportunidad de blindarse con los estatutos, el favoritismo fiscal, y llegado el caso, la independencia.

También había un tercer objetivo que era la destrucción de la oposición. Saben, y creen,  que el PP nunca ganará por mayoría absoluta. Para que esto no ocurra, basta con aliarse con el nacionalismo. Para eso están las concesiones: excarcelación de criminales, con sus nombres puestos en calles y plazas, burla y vejación de las víctimas del terrorismo y un largo etc. 

Y si por cualquier circunstancia el PP tuviera posibilidades de ganar unas elecciones, saldrían a la calle como turbinas, como siempre han hecho a lo largo de la historia, con el objetivo de acosar, provocar y derribar a este partido. Se les acusaría de todo empleando todo tipo de mentiras y agitando, también como siembre, la bandera del odio.


En fin, este sujeto y su gobierno han llevado a España al abismo. Y lo peor del caso es que aún andan por ahí sacando pecho. Y peor también es la ineptitud del gobierno actual del híbrido y desnortado PP, que no hace absolutamente nada por sacarnos del mentado abismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog