viernes, 22 de agosto de 2014

En primera línea de combate


Combaten la ética, imponen la de ellos, excluyendo principios morales tan elementales como son el derecho a la vida. 

Combatieron, y combaten, el “No a la guerra” pero, claro, era la guerra para desgastar al enemigo político, sea quien sea. Hay muchas otras guerras. Ni una sola palabra sobre ellas.

Combatieron cierto tipo de dictaduras pasadas, dicen, pero sus mejores aliados son los dictadores actuales que han cercenado todo tipo de libertades. Pero, claro, lo exige “la política internacional”.

Combaten nuestras raíces, las del “nacionalismo español”, pero las de los otros nacionalismos se disculpan porque todos tienen derecho a defender su “identidad”. No se dan cuenta de que la pasión nacionalista es tan fanática que es capaz de generar una eterna guerra civil entre los habitantes de este mundo.

Combaten a la religión cristiana, no así a la islámica. Mientras Belenes son tirados a la basura y quemados, las asociaciones islámicas y las mezquitas crecen como hongos. Se permite el culto musulmán en la catedral de Córdoba, mientras se quitan los crucifijos en escuelas y en otros sitios, porque “molesta”. No se dan cuenta tampoco que el mundo necesita las referencias morales del cristianismo y siguen considerando que el tener creencias y convicciones es puro infantilismo, lo mismo que defender lo trascendental y metafísico es también una puerilidad.

Combaten lo que es verdadera cultura, confundiendo cultura con espectáculo, porque el cine, la televisión, la música, las “conferencias” dadas por algún que otro pedante intelectualillo marxista de medio pelo, no dejan de ser la “kultura” del inculto. La táctica es muy sibilina: el ignorante y el lerdo, no pueden pensar. En vez de atender a la cultura que entra por los ojos de la inteligencia, es preferible la que entra por los “ojos de la cara”. Para eso están la telebasura y las películas de Almodóvar, los “intelectuales programados” (Bardem, Gabilondo, etc.), los artistas del régimen (Ana Belén, Víctor Manuel, Xavina, etc), con toda la carga de lo cutre y ordinario que se pueda imaginar.

En fin, están en primera línea de combate para destruir España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog