jueves, 14 de agosto de 2014

Ataques a la familia cristiana y a la religión




Aún hoy pululan por los medios de comunicación fámulos del marxismo, trasnochados y pedantes, que siguen atacando a la “familia burguesa” como opresora de la mujer, de la sexualidad, transmisora de valores del sistema capitalistas, etc. Estos voceros marxistas actuales, no solamente siguen con estas estupideces, sino que, anclados en el pensamiento decimonónico de Marx, atacan a la familia cristiana, a la religión, a la propiedad privada, etc.

Con el  derrumbe de la URSS, parece que la propiedad privada ya no sufre tantos ataques (salvo cuatro fámulos retrógrados y pedantes), pero las  otras instituciones siguen bombardeadas no solamente desde los medios de comunicación, sino desde la misma calle. Se ha visto en la concentración de la familia cristiana celebrada en Madrid el día 30 de diciembre de 2.007. No hay más que repasar las declaraciones de esta pandilla de íncubos, o de súcubos, que nos gobernaban por aquel entonces:

“Fue una muestra de nacional catolicismo. Un acto intolerable. Un duro ataque al sistema democrático”. Dicho por el Bermejo, ministro de justicia.

En un comunicado de la ejecutiva socialista, se podía leer.

“En un régimen de libertades, la fe no se legisla. La legitimidad de los valores y de las reglas de la convivencia emana de los principios y procedimientos constitucionales. No hay más legitimidad que la legitimidad constitucional. Sólo quienes deliberadamente ignoran o no respetan estos principios se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia”

El eterno “Chavez” de la junta de Andalucía, refiriéndose a las ideas de los prelados, dice que son “ultraconservadoras, integristas y arcaicas”

El ministro Moratinos decía: “Las palabras de algunos responsables de la jerarquía eclesiástica son inaceptables”


Recientes pintadas y comentarios hablan por sí solas. Así, en la Catedral Basílica de Covadonga se puede leer: “Ni Dios ni hostias”. Otra dice: “La iglesia que más ilumina es la que arde”. En una manifestación en Oviedo se pudo oir “los curas y las monjas beben como esponjas”. Y en un foro por Internet: “nosotros los del foro marxista pedimos cloro al clero”.

Como se puede ver, los ataques a la familia cristiana y a la religión son públicos y notorios. 

Ya lo decía Pío XII en 1.949:

 “Precisamente porque la familia es el elemento orgánico de la sociedad, todo atentado perpetrado contra ella es un atentado contra la humanidad. Dios puso en el corazón del hombre y de la mujer, como instinto innato, el amor conyugal, el amor paterno y materno, el amor filial. Por consiguiente, querer arrancar y paralizar este triple amor es una profanación que por sí horroriza y lleva a la ruina la patria y la humanidad”.

Todo este odio y persecución tuvo su más alta expresión durante la II República. Vean el vídeo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog