sábado, 5 de julio de 2014

Recordando la Historia. La república marxista. ( L I V )



Como ya es sobradamente conocido, aunque muchos historieteros lo nieguen, la influencia soviética sobre la I I  República española está documentalmente demostrada, no sólo por los libros que se han publicado después de la apertura parcial de los archivos de la KGB soviética, sino también por la prensa de aquellos años. Así, en  el periódico “El Socialista” de fecha 5 de diciembre de 1.931, cuando sólo se llevaban ocho meses de República, se podía leer:

“Vamos a jugarlo todo por la república, pero no nos pidáis que nos detengamos ahí, porque nosotros iremos a hacer triunfar la revolución social . . . En cuanto la haya iremos al comunismo . . . Las generaciones jóvenes están movidas por las ideas de la nueva Rusia, que serán los ideales de la nueva Humanidad” . 

Por otra parte, en el número siete de “La Internacional Comunista”, de octubre de 1.932, queda sobradamente demostrado esto que decimos. Dicho número constaba de varios apartados, entre los que destacaríamos “Las tareas que debe resolver la revolución española”, “Dirijamos el fuego bolchevique contra el oportunismo”, “Preparación de las luchas por el poder, por la dictadura del proletariado”  y  el más “ad hoc” a lo que estamos comentado, “El PC de España en la revolución española”, autor  Manuel Hurtado Benítez.

Sobre este perro fiel de Stalin, no tan conocido como los Carrillo, José Díaz, Bullejos, Pasionaria, etc, etc, diremos que, siguiendo las instrucciones de la Internacional Comunistal para sabotear la recién creada República, el Kremlin nombró a dedo a varios jóvenes españoles que habían estado varios años adoctrinándose en la escuela Lenin y en la Academia Militar Frunzee de Moscú, para ocupar altos cargos en el PCE. Entre estos jóvenes estaban el citado Manuel Hurtado Benítez, así como Vicente Uribe, Enrique Líster, Antonio Mije y otros.

Como decíamos antes, en el apartado “El PC de España en la revolución española”, escribía Hurtado que el PCE abominaba de la República y lucharía por el establecimiento de un régimen comunista en España:

“Los acontecimientos del 10 de mayo de 1931, quemas de conventos, etcétera, son un momento político importantísimo, son un momento de viraje que ha demostrado la imposibilidad de evitar la revolución, que era el fin principal de la maniobra del 14 de abril. En Madrid los monárquicos provocaron a la clase obrera, atreviéndose a salir a la calle con su bandera y sus consignas. Siendo la reacción de la masa obrera rápida y unánime, la manifestación fue rápidamente disuelta y el empuje revolucionario fue desarrollándose, los obreros asaltaron la casa del periódico «ABC», periódico monárquico-clerical, pasando a quemar el convento de los odiados jesuitas y demás instituciones religiosas. Este hecho acontecido en Madrid tuvo un gran reflejo en todas las provincias de España; los conventos e iglesias ardieron en todas partes. De hecho este movimiento era, no sólo dirigido contra la iglesia, el monárquico y viejo régimen, en general, sino también contra la República burguesa, contra Alcalá Zamora, que se puso a la defensa de la iglesia y dirigió contra las masas revolucionarias las fuerzas del ejército y la policía”.

En otro apartado escribe Hurtado:

“El Partido Comunista de España consciente de la responsabilidad histórica que pesa sobre él, lucha con todas sus fuerzas por el derrumbamiento del poder burgués y por la instauración en España del poder de los Soviets”.

En próximas entregas seguiremos insertando más párrafos de este sujeto.

Continuará.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog