miércoles, 9 de julio de 2014

Personajes mitológicos ( X X X V )



Venus ( I )

Uno de los temas que más nos han apasionado, sobre todo cuando éramos jóvenes, era el de la Mitología. Vamos a hacer un repaso a sus principales personajes por orden alfabético. Probablemente nos queden algunos en el tintero, pero los más importantes saldrá a relucir.

También veremos palabras, e incluso frases, que se usan hoy día y cuyo origen son nombres de la Mitología.

Aclararemos que la citada Mitología a la que hacemos referencia, es a la griega, y a la romana, y en menor medida a la egipcia.

Como decíamos en la anterior entrega, esta última la dedicaremos a Venus

Venus.-  Era la diosa romana de la hermosura, del amor, de la belleza, de los placeres, de la fertilidad, etc. Fue amante de Júpiter, de Neptuno, de Apolo, de Marte, de Baco, de Adonis y de varios más. Con Marte, dios de la guerra, tuvo a Cupido.

El dios Urano fecundó con su sangre el mar, lo que dio lugar al nacimiento de Venus. Su belleza nada más nacer era tal que los moradores de los océanos, tritones y nereidas principalmente, desde el primer momento acudieron a cuidarla. Al poco de nacer, fue llevada al Olimpo, bajo la protección de Júpiter, que a la sazón era el dueño y señor del monte. Este dios se encargó de su educación, designando para ello a sus hijas  las Horas. Dicha educación estaba programada de la siguiente manera:

1º).- La primera Hora era la encargada de despertarla.

2º).- La segunda tenía por misión enseñarle el arte de ser agradable.

3º).- La tercera le entregaba las mejores frutos.

4).- La cuarta la instruía para conmover a las personas.

5).- La quinta era la encarga de instruirla en la prudencia.

6).- La sexta la aleccionaba para ganarse la amistad.

7).- La séptima tenía la misión de enseñarle a ser humana.

8).- La octava le inculcaba la fe conyugal.

9).- La novena la instruía  en las obligaciones que tenía que tener como madre.

10).- La décima era la encargada de enseñarle cómo había que sacrificarse en determinados momentos, así como también enseñarle qué clase de comidas debía injerir.

11).- La undécima se encargaba de las diversiones, ya fuesen fiestas, bailes o paseos.

Y 12).- Esta última se encargaba del reposo.

Con este elenco de maestras y profesoras, Venus era todo perfección. Hasta tal punto que la diosa Fama, que era la personificación de los rumores y del cotilleo, pregonó a los cuatro vientos en el Olimpo sus virtudes, siendo admirada por la plana mayor del monte.

Las mentadas maestras Horas pusieron a su alumna un ceñidor que, entre otras cosas, mostraba el poder de la belleza de Venus.

En la próxima entrega comentaremos lo que se veía en tal ceñidor

Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog