lunes, 14 de julio de 2014

Diálogo, envidia y amenazas




Una persona se puede convertir en un enemigo por muchas razones. Creemos que la más frecuente es la envidia, o si se quiere, los celos. 

La persona que envidia es porque ve que otras tienen algo de lo  que ella carece. En el caso de los celos, el asunto es un poco diferente porque el enemigo resultante nace porque se siente discriminado o despreciado por una o varias personas que nosotros amamos o queremos.

En el fondo ese enemigo lo es porque no comprende ni acepta reconocer sus defectos, así como tampoco reconoce las virtudes de la parte contraria. 

Si esas personas fuesen capaces de mirar un poco para sí mismas y reconociesen sus defectos, al mismo tiempo que reconociesen las cualidades de las otras personas, indudablemente desaparecerían muchos enemigos y muchos problemas.

Por otra parte, muchas veces se dice que hay “diálogo” sobre algo, cuando en realidad lo que se hace es discutir. En este aspecto no hay nada más que ver la actitud de la casta política. La acción testaruda y fanática de dicha casta hace que “los otros” se sientan atacados. Esta actitud puede venir, o estar basada, en  ciertas doctrinas, costumbres y hábitos adquiridos en otros tiempos y que salen a relucir implacablemente. Ante esta situación, tal “diálogo” se convierte en un reto, reto que está muy lejos de buscar soluciones o acuerdos y que lleva a poner una línea de separación  infranqueable con tintes de amenaza: o lo tuyo o lo mío. Así nos luce el pelo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog