viernes, 20 de junio de 2014

Cuba: 55 años de privilegios, represión y engaños ( 17 )



Gracias, Fidel Castro Ruz

Los cubanos deben estar “agradecidos” a Fidel Castro Ruz (no Ruíz, como escriben algunos indocumentados), por lo siguiente:

Por torturar y asesinar a familiares y compatriotas. Por sus cárceles-zahúrdas donde languidecen los disidentes cubanos. Por las Brigadas de Respuesta Rápida. Por los actos de repudio. Por las “Avispas Negras”. Por los infiltrados y por los “chotas” (chivatos). Por las “jineteras” (putas). Por la prostitución infantil. Por la persecución. Por la emigración forzada. Por la dieta “voluntaria”. Por robar pertenencias y posesiones a sus legítimos dueños. Por la miseria. Por no dejar utilizar teléfonos móviles (sólo los adeptos al régimen y la “nomenclatura” pueden hacerlo). Por no poder hospedarse en un hotel para turistas. Por no estar permitidas antenas con las que se puedan ver programas de otros sitios. Por el servicio de telefonía, que solamente puede utilizarlo personal de confianza, con el visto bueno del CDR (Comité de Defensa de la revolución). Por “las relaciones con la economía estatal”, es decir, el mercado racionado en el que sólo se puede comprar en pesos cubanos no en el sitio que uno quiera, sino en el que le sea asignado. Por no dejar a los recién casados pasar su luna de miel donde quieran, sino donde les toque. Por no tener libre acceso a la playa de Varadero y demás centros turísticos para extranjeros, como Cayo Coco, Cayo Guillermo . . .Por no informar a los ciudadanos de la desastrosa situación financiera, así como del déficit comercial.  Por no dejar a la población crear organizaciones e instituciones independientes. Por no dejar a los productores alquilar una casa para pasar las vacaciones en la playa. Sólo tienen este privilegio “los trabajadores de vanguardia”. Por no poder asistir al “Club Habana” (propiedad de unos pocos) a pesar de la llamada “justicia social”. Al “trabajador de vanguardia” se le puede asignar un coche, pero no puede venderlo. Si un cubano es maestro y no está integrado en las MTT (Milicias de Tropas Territoriales), no podrá ejercer como tal. Cuando una persona (funcionario, deportista, etc.) pide asilo político durante un viaje al extranjero, sus familiares no podrán salir de Cuba durante cinco años. Los estudiantes de la enseñanza media, tienen restricciones para continuar sus estudios, ya que la “actitud política y la conducta social” son la base para seguir estudiando (Artículo 23 del Código de la Niñez y la Juventud). Si un joven adquiere una profesión de nivel medio o superior, no puede trabajar donde quiera: se le obliga a cumplir el servicio social en el puesto que se le ordene. No se permite a la iglesia católica repartir ayuda humanitaria directa. Los niños en las escuelas están obligados a firmar los documentos políticos que elaboran las autoridades. Sólo los militantes comunistas tienen acceso a Internet. Si una persona vive en el extranjero y compra un coche para regalárselo a un familiar o a un amigo residente en Cuba, no podrá hacerlo. Los ciudadanos no pueden comprar al Estado (el único suministrador) electrodomésticos en moneda nacional. No se autoriza el movimiento de personas para ir a vivir en Ciudad de la Habana en los municipios del Cerro, Centro Habana, 10 de Octubre y Habana Vieja. El pueblo  no tiene acceso a la obra del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante y demás escritores que no sean adeptos al régimen. No se puede viajar por el interior del país en autocares “Viazul”, con aire acondicionado, snack bar, etc. Sólo lo pueden hacer los turistas que pagan en dólares (la moneda enemiga). Hay algunos programas de la cadena “Horizontes” que no se pueden ver. Aunque en Cuba se fabriquen medicamentos (factor de transferencia, spirulina, ferricol ,etc.) no se tiene acceso a ellos, a no ser en el mercado negro. Sólo se pueden adquirir en dólares, a elevados precios, medicamentos tan simples como vitamina C, efervescentes, pomadas analgésicas, pastillas para la tos, etc. Los trabajadores cubanos, “de ninguna manera pueden ir a la huelga” (Manifestaciones de Fidel Castro el 26 de junio de 1.961 a la TV).

Si se da una vuelta por la capital (la Habana del Cerro, de Santos Suárez, de la Víbora, de Luyanó y Lawton, de Centro Habana, Habana Vieja, etc.) se verá una Habana en ruinas, sucia y maloliente, con basura acumulada por todos los sitios; se verán cientos de perros sarnosos vagando por las calles; se verán policías vigilando todas “las cuadras”; se verán colas larguísimas de personas angustiadas para conseguir algún alimento; se verán “jineteras”; se verá hacinamiento de la población sin apenas luz y agua.

Para terminar, dos joyas: “Había una vez una República. Tenía sus Constitución, sus leyes, sus libertades: Presidente, Congreso, Tribunales. Todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno si no satisfacía al pueblo, el pueblo podía cambiarlo vía elecciones. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo son discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos y en el pueblo palpitaba el entusiasmo”. (Fidel Castro Ruz en “La historia me absolverá”).

“Soy hombre poco dado al teatralismo. Cuando personalmente sea un estorbo a esta cusa y así lo entiendan los que hoy me obedecen, me apartaré sin vacilación porque veo en esto mucha más honestidad y honra que andar mandando a otros y asumir jefaturas que para mí no constituyen un placer sino un amargo deber”. (Fidel Castro Ruz, el 30 de agosto de 1.958).

No tendría nada de extrañar que el pobre pueblo cubano se volviese  histérico.

Vean en este vídeo de YouTube de fecha 10 de junio de este año 2.014, la represión del régimen cubano contra los miembros de UNPACU, Unión Patriótica de Cuba
video

Continuará



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog