lunes, 12 de mayo de 2014

Personajes célebres. Abraham Lincoln



Como decíamos en la anterior entrega,  en ésta veremos someramente algo sobre  Abraham Lincoln, considerado como mejor presidente de EE.UU.

A bote pronto, lo primero que llama la atención es que en las imágenes y fotografías, Abraham nunca aparece sonriendo, dando lugar a pensar que era una persona seria. La verdad es que fue todo lo contrario. Hizo de su humorismo un verdadero fuerte durante la desastrosa y sangrienta guerra civil de su país. Incluso por la noche se levantaba y andaba toda la Casa Blanca para ver si había alguien despierto para contarle un chiste. Para muestra de su buen humo, un chiste que él mismo contaba. Decía que había una vez dos mujeres muy religiosas que discutían sobre el final de dicha guerra civil norteamericana. Una decía que creía que iba a ganar Jefferson, a la sazón presidente sureño que se había rebelado, ya que era una persona que oraba. La otra respondió que Abraham también lo hacía, a lo que la primera contestó que, efectivamente, Lincoln oraba pero que Dios pensaba que lo hacía en plan de guasa.

Esta cualidad chistosa suya incluso le dio fama en su vida laboral como abogado. El juez Davis así lo reconoció.

En cierta ocasión, un opositor político lo tachó de personas de dos caras, a lo que Abraham contestó que, si efectivamente tenía dos caras, no andaría con la que tiene.

Unos de sus grandes objetivos fue la lucha contra la esclavitud. Murió vilmente asesinado a los 56 años de edad (1809-1865) por John Wilkes Booth que, después de dispararle un tiro en la cabeza, dijo: “Sic semper tyrannis”, frase latina que se puede traducir por “Así siempre a los tiranos”.

En la próxima entrega veremos algo sobre Santos Dumont, que fue considerado en su día como el padre del vuelo. Asimismo, insertaremos una canción  que hemos escuchado varias veces en nuestra juventud  los que ya peinamos canas. Seguro que la recordarán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog