viernes, 23 de mayo de 2014

LXXV aniversario del comienzo de la II Guerra Mundial ( I I )




Ni qué decir tiene que tal noticia llevó el temor y la inquietud a millones de comunistas, especialmente a los españoles que pocos meses antes habían sido recibidos de manera triunfal en Moscú. 

Con la firma del pacto, Hitler conseguía la neutralidad soviética para anexionarse Polonia. Stalin, por otro lado, necesitaba ganar tiempo para reorganizar el Ejército Rojo que él mismo se había encargado de purgar (caso del mariscal Tukachevski y numeroso miembros del Estado Mayor). 

Hubo otro pacto que también firmaron Molotov y Ribbentrop en Moscú: fue el rubricado el 28 de Septiembre de 1939 cuando se rindió Polonia, llamado Tratado germano-soviético de amistad y de fronteras. Con este tratado se produce el quinto reparto de Polonia, la cual fue atacada por la URSS por la espalda cuando ya estaba agonizando. 

El tratado anterior (reparto de Polonia), decía lo siguiente: 

«Con motivo de la firma del tratado de no agresión entre el Reich alemán y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, los ministros plenipotenciarios de ambos países que suscriben dicho tratado se comprometen a tratar muy confidencialmente la cuestión de los límites de sus respectivas esferas de influencia en los territorios del este de Europa. En el curso de dichos conversaciones se ha llegado a las siguientes conclusiones: 

1. En el caso de que se produzcan modificaciones político-territoriales en los Estados bálticos (Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania), la frontera septentrional de Lituania se considerará como límite natural de las zonas de influencia de Alemania y La URSS. Ambas partes reconocen, no obstante, los derechos de Lituania sobre el territorio de Vilna. 

2. Ante la eventualidad de ciertos cambios político-territoriales en la zona de influencia del Estado polaco, el límite de las esferas de influencia de Alemania y la URSS será aproximadamente el señalado por los ríos Narev, Vistula y San... La cuestión de que ambas partes interesadas se decidan por mantener un Estado polaco soberano, y de cuáles deben ser sus límites en tal caso, será fijado de acuerdo con el desarrollo de futuros acontecimientos políticos.» 

3. Por lo que hace referencia a los territorios del sudeste de Europa, se hace destacar por parte soviética su evidente interés por Besarabia. En lo que concierna a Alemania, ésta se compromete a desligarse de todo interés político en relación con dicho territorio. 

4. El contenido del presente documento deberá ser mantenido en estricto secreto por ambas partes signatarias”. 

El tratado anterior trajo como consecuencia: 

1º) En Noviembre de 1939, la URSS se anexiona Ucrania occidental y Bielorrusia. El día 29 del mismo mes, aviones rusos bombardean Helsinki y las principales ciudades finlandesas. La victoria se presumía fácil: 100 divisiones soviéticas contra 15 de los fineses. La ofensiva fracasó por el coraje y valentía de estos últimos. Por esta acción la URSS fue expulsada de la Sociedad de Naciones 

2º) En Junio de 1940 se anexiona Moldavia y Bucovina. 

3º) En Agosto de ese mismo año, se anexiona Letonia, Lituania y Estonia. 

Un acto curioso de repudio y protesta por parte de los habitantes de estas últimas naciones, tuvo lugar el 23 de Agosto de 1989 (50º aniversario del Pacto): dos millones de personas formaron una cadena humana a lo largo de los 600 kms que separan Vilnius de Tallín, pasando por Letonia. Eran tiempos del principio del fin de la URSS. 

Vean en el siguiente vídeo cómo se las gastaba el criminal Stalin, que en su día fue ensalzado por un pedante infumable marxista en un “periodiquín” que se las da de independiente.
video

Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog