sábado, 5 de abril de 2014

Recordando la Historia. Cosas de la I I República. ( X X I I I )



En esta España actual rota, desmembrada, enfrentada y triturada,  la Historia  está  sujeta  y subordinada a un pacto para  silenciar  las  palabras, obras y actitudes de un bando, pacto que lleva al olvido y al silencio. Y si no que se lo pregunten  a ciertos “historieteros” de lo políticamente correcto. (Permítasenos utilizar esta palabra que no viene en el Diccionario de los “inmortales” de la RAE, aunque sí viene historieta).

Nosotros, que no pertenecemos a dicho bando, tratamos de airear lo que se quiere ocultar ¿No hay que “recuperar la memoria histórica”? Pues vayamos a ello. 

Como decíamos en la anterior entrega, en ésta seguimos con el tema de la “kurtura”.  

En la página 180 del libro “España en llamas 1936”, Ediciones Acervo, autor Bernardo Gil Mugarza, se lee lo siguiente sobre Margarita Nelken:

“Margarita Nelken Abusmergen, hija de un judío alemán y de una francesa, que hasta poco antes de venir la República colaboraba en revistas burguesas . . . , desde el primer momento hizo alarde de poseer un alma como la de las famosas calceteras de la Revolución francesa. Imbuía en las mujeres campesinas ideas demoledoras. Durante la elección de junio de 1931, la Nelken animaba a los electores socialistas de Montijo  la puerta de los colegios con léxico de prostíbulo. A las mujeres las dejaba estupefactas contándoles las excelencias del amor libre y del ‘derecho sexual’ que iban a conquistar con el socialismo. Y como alguien de quel sencillo auditorio pareciera escandalizado por lo que oía, Margarita Nelken puso el ejemplo de sí misma, diciendo que de los hijos que tenía a ninguno podía asignar padre determinado, puesto que lo ignoraba”.

Sin comentarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog