domingo, 20 de abril de 2014

Personajes célebres. Hernán Cortés ( X V )



Como decíamos en la anterior entrega,  en ésta veremos el comienzo de los ataques contra la ciudad de México, siendo el primero el realizado el 31 de mayo de 1521.

En este primer ataque, los jefes Alvarado, Olid y Sandoval, al mando de españoles y tlascaltecas, se apoderaron del camino principal, mientras Cortés tomó el mando de la pequeña flota, en la que cada una de las pequeñas embarcaciones llevaba un cañón en proa.

Cuando Cortés ya se encontraba cerca de la capital, una multitud de guerreros navegando en pequeñas canoas, les hicieron frente. Dio la casualidad de que en esos precisos momentos cesó el viento, con lo que las naves españolas no podían moverse, lo que hizo alarmarse a los mexicanos, que se detuvieron. Inmediatamente vino una racha de viento fortísimo, lo que hizo que las velas se desplegasen y las naves alcanzasen relevante velocidad, circunstancia esta que aprovecharon para embestir a las canoas, partiendo y despedazando muchas de ellas, a la vez que os cañones disparaban contra el resto. Como es de suponer, los mexicanos emprendieron la fuga y la retirada, lo que permitió a Cortés y sus hombres controlar y cerrar todas las entradas a la capital. El bloqueo era total.

Guatemoc, que fue el sucesor de Moctezuma, además de su sobrino, ante esta situación reunió unos 60.000 guerreros, los cuales fueron camuflados y emboscados,  colocándolos en sitios estratégicos.

Como es de suponer, los combates fueron brutales. En uno de éstos, un gran grupo de españoles y tlascaltecas, al caer en manos de los mexicanos,  fueron sacrificados en el templo. Tal escena fue vista por Cortés y sus hombres, que se hallaban muy próximos. La tristeza cundió en todos ellos.

Por otra parte, al tener Cortés controlados y cerrados todos los accesos a la capital, los alimentos empezaron a faltarles a los sitiados que, a pesar de ello, no se rendían, lo que indignó a Hernán que dio la orden de arrasar la capital, asalto que culminó el 13 de agosto de ese año 1521 con la rendición de Guatemoc, que exigió que se le llevase ante Cortés, quien le recibió con todos los honores y ceremonias. El mexicano le dijo a Hernán que había hecho todo lo posible para defender a su pueblo. Poniendo la mano en la espada del español le dijo que le diera muerte para así poner fin a su desgracia. Cortés le respondió que no lo haría y que sería tratado con todo el respeto, diciéndole que los españoles sabían admirar el valor del enemigo.

Los españoles registraron la capital en busca del tesoro de Moctezuma, tesoro que no encontraron por ninguna parte. Se interrogó por este motivo a Guatemoc, quien dijo que no sabía nada sobre el asunto, bien porque  lo ignoraba  o porque o quería revelarlo.

Inmediatamente comenzó la reconstrucción de la ciudad. Esto lo veremos en la próxima entrega.

Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog