miércoles, 16 de abril de 2014

“Así se apoderó Stalin del oro de España” ( I )



Así se intitula el artículo aparecido en el Selecciones del Reader’s Digest de fecha noviembre de 1966, páginas 23 a 31, escrito por Alexander Orlov.  Este es otro soporte documental sobre el robo del oro español por parte de la Rusia Soviética, y en el que estuvieron involucrados Juan Negrín, Largo Caballero, Manuel Azaña e Indalecio Prieto. Antes de transcribir el artículo, veamos someramente quién era este sujeto.

Alexander Orlov nació en Bielorrusia en agosto de 1895, y murió en Cleveland (EE.UU.) en marzo de 1973, después de renegar de Stalin y de su régimen, como hicieron otros muchos.

En la Guerra Civil española desempeño el “cargo” de espía soviético, a la vez que militar, siendo el responsable del envío del oro español a Moscú. Llegó a España en julio de 1936 como  enlace, o uno de los enlaces,  entre la NKVD soviética y el Ministerio del Interior de la República.

También tuvo otras “misiones” que cumplir en aquella España, como fueron la eliminación de disidentes soviéticos que se habían alistado en las Brigadas Internacionales. La apertura reciente y parcial de los archivos de la KGB soviética,  ponen de relieve los crímenes cometidos por este sujeto en nuestra Patria, destacando la falsificación de pruebas para el asesinato del líder del POUM Andrés Nin. (Recomendamos leer nuestro artículo “El asesinato de Andrés Nin”, insertado en el blog con fecha 22 de junio de 2011).

En pleno año de 1938, como ya se sabe, la URSS se encontraba bajo los efectos de la Gran Purga staliniana. Por mor de dicha Purga fueron eliminados todos los componentes de la antigua guardia revolucionaria, que fueron sustituidos por perros fieles a Stalin. Orlov vio en esta “operación” que viejos amigos suyos eran vilmente asesinados. En esos mismos momentos recibió un mensaje para reunirse en Amberes con un jefe de la NKVD desconocido para él. Tuvo miedo y desertó, marchándose con su familia a Canadá y posteriormente a EE.UU., en donde murió.

Y vamos con lo que se lee en el citado Selecciones. Como es un poco largo, lo vamos a transcribir en cinco entregas.


“SELECCIONES
del Reader’s  Digest

Condensaciones de artículos de interés permanente, coleccionadas en folleto.

He aquí, por primera vez y con todo detalle, el asombroso relato de lo que quizá haya sido el mayor atraco de la historia, contado por su principal organizador.

Así se apoderó Stalin del oro de España
Por ALEXANDER ORLOV

 AQELLA tarde del 22 de octubre de 1936, entre dos luces, salí de Cartagena. A mi lado, en el coche, incapaz de dominar su nervosismo, se hallaba un alto funcionario de la Dirección General del Tesoro. Nos seguía una columna de veinte camiones de cinco toneladas. Nuestro punto de destino estaba en las colinas que se perfilaban a lo lejos, a seis u ocho kilómetros al norte. Se trataba de un polvorín de la Armada, pero lo que en aquellos momentos nos ocupaba era algo más importante que granadas y cordita.

Cuando el convoy se detuvo, ya había caído la noche. Al descender del automóvil descubrí unas pesadas puertas de madera, reforzadas con barras de hierro, que cubrían el frente de la ladera y junto a las que montaban guardia varios centinelas. Uno de ellos corrió los enormes cerrojos y abrió una puerta doble frente a nosotros. Vimos una espaciosa gruta artificial, excavada en la roca, escasamente iluminada por varias lámparas eléctricas.

En el interior, esperando nuestras órdenes, se hallaban sesenta marineros españoles. Apiladas contra las paredes, había miles de cajas de madera, todas iguales. Las cajas contenían lingotes y monedas de oro, y virutas. Todo ello valía centenares de millones de dólares. Ante mí se amontonaba el tesoro que una vieja nación había acumulado a través de los siglos. Aquello era lo que yo había venido a buscar. Mi tarea consistía en hacerlo llegar a Moscú”.

Continuará



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog