sábado, 1 de marzo de 2014

Recordando la Historia. Onésimo Redondo ( I I )



Vamos a dedicar unas entregas a escritos de Onésimo Redondo que, como José Antonio Primo de Rivera,  es otro de los grandes desconocidos del período de la I I República española. Decir que Onésimo murió acribillado a balazos en Labajos (Segovia) en una emboscada que le tendieron milicianos anarquistas.

En el libro “Textos de doctrina política. Obras completas de Onésimo Redondo, Edición cronológica”, publicado en 1954 por la Dirección General de Información, Publicaciones Españolas, 489 páginas, se lee en la 27:

“Pero si la revolución social es una necesidad y un grito de justicia, hay que defender ese movimiento sano y juvenil de las corrupciones traidoras que proceden de la democracia judaizante superburguesa, como de las máquinas internacionales con sello marxista, que descaracterizarían la genuina revolución hispánica para hacernos siervos de Moscú.

Revolución social, enérgica, urgente, a cargo de la juventud española, eso sí. Pero con estas condiciones:

1ª. Que no sirva para sustituir la hegemonía burguesa por la tiranía de una clase o un Sindicato. Es un crimen de lesa patria agitar a la nación para mudar de despotismo.

2ª. Que intervenga eficazmente el campo, porque sin la voz de la agricultura todo movimiento colectivo es una agresión al verdadero pueblo.

3ª. Que presida esa obra de justicia social un superior anhelo hispánico, una  idea nacional de unidad, como garantía de que la gran España sigue una ruta de encumbramiento y no es víctima de los tenebrosos proyectos que las fuerzas ocultas internacionales incuban para hundir a las naciones en la miseria consecuente de la lucha de clases”.

El que quiera entender, que entienda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog