lunes, 24 de marzo de 2014

Los embrollos de Marx ( I I I )



Hemos escrito muchos artículos sobre marxismo, y no nos cansaremos de hacerlo. El fanatismo, la pedantería, las distorsiones y los embrollos que hay sobre él, son de lo más curioso, por no decir otra cosa.

Como ya se sabe, el marxismo no consiente la menor tolerancia con el adversario, es decir, el “enemigo de clase”, al que hay que aniquilar.

La verdad es que esto no se comprende muy bien desde muchos puntos de vista, incluído el marxista. Vamos a ver: si las “leyes” descubiertas por Marx son las que rigen y dirigen la evolución de la sociedad que la llevaran a los resultados previstos, ¿por qué se va a tener que aniquilar al “enemigo de clase”, si va a desaparecer inevitablemente?

Por otra parte, si estas leyes del “socialismo científico” marxistas son verdaderas y todo ocurrirá como lo predijo el judío, ¿por qué en sus tiempos Marx llevó a cabo una tremenda lucha contra otras corrientes socialistas? El único motivo de tal lucha era la de dejar claro, de forma pedante, que él era la auténtica autoridad sobre el tema, autoridad que empleaba todo tipo de ardides, tales como la mentira, la calumnia, el odio, la intriga, etc

Además Marx no respetaba las opiniones ajenas, y era incapaz de mantener una polémica sincera, basándose en su falsa erudición.  Era el prototipo de la intolerancia. No podía ser de otra manera: una ideología de odio de clases así lo exigía.

Hay una cosa curiosísima. Veamos. Como ya se sabe, por mor de esta ideología han perecido millones y millones de seres humanos en todo el mundo, además de arruinar a países enteros con la implosionada URSS. Pues a pesar de esto,  hubo y hay pedantes marxistas infumables que dicen que la culpa de todo esto no la tuvo Marx, sino Lenin y Stalin. 

Por mucho que digan los marxistas pedantes infumables, la teoría de Marx es acientífica, además de estar llena de contradicciones e incoherencias. Esto lo veremos someramente en la próxima entrega.

Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog