domingo, 23 de marzo de 2014

Llamazares, Ben Laden, Zapatero y Pío Moa




Hojeando y ojeando nuestra hemeroteca que, como ya hemos dicho varias veces, hacemos frecuentemente, nos hemos encontrado con la foto robot de Llamazares en el asunto de Ben Laden ¿Se acuerdan? Seguro que sí. Hay que “recuperar la memoria histórica”, oiga, aunque sea la reciente.

El defenestrado líder comunista dice que con esto se ha puesto en peligro su vida, mientras que la de Ben Laden no (aún no se había dado muerte a este criminal). Al mismo tiempo, Zapatero decía que iba a  tomar cartas en el asunto. Una vez dicho esto, vamos a ir al baúl de los recuerdos.

Como es sabido, los comunistas, de la mano de Llamazares, ejemplar de gesto adusto y verbo encizañador, en su día emprendieron una campaña de persecución contra Pío Moa. 

El viejo estilo comunista, aunque está caduco y obsoleto, sigue jaleando resentimientos y odios. Es lo suyo. Los resabios marxistas-leninistas-gramscianos, siguen estabulados en las mentes de algunas personas. Aunque haya muerto el perro, no se acabó la rabia. 

 Como recordarán, hicieron una caricatura de Pío Moa dentro de una señal de tráfico insinuando una diana. Se pretende aterrorizar al escritor. 

 Los del rebaño comunista, que tanto claman por la libertad, no se dan cuenta de que Luis Pío Moa Rodríguez es un ciudadano de a pie que está ejerciendo su derecho a la libertad, como es la de escribir. Pero sus escritos molestan por dos razones: una, porque el historiador proviene del marxismo (afortunadamente cayó del caballo camino de Damasco), y otra porque pone al descubierto en sus libros todas las mentiras, todo el odio y toda la sangre vertidas por el comunismo internacional. 

Se pretendía llevar a los tribunales a Pío Moa, cosa que no se pudo llevar a efecto, ya que sus libros están basados en los archivos de la fundación Pablo Iglesias y en los del PSOE. 

Mirándolo bien,  los que hay que llevar a los tribunales son a todas esas personas que aún siguen clamando por una ideología que no ha causado más que terror, horror, crímenes y por la que se ha vertido mucha sangre. 

En unas declaraciones de Llamazares al diario “La Nueva España”, de Oviedo, hechas el 30-05-2003, hablaba de la “campaña del miedo” y de la “agitación del miedo”. Se refería al PP. Sin embargo, no dijo nada de las amenazas de ETA a los cargos electos del PP, según un “Zutabe” de la banda terrorista del viernes 16-05-2003. 

Llamazares: la campaña del miedo la estuvo agitando usted contra Pío Moa. Le recordamos unas palabras sobre la libertad, concepto con el que se le llena la boca a usted y a sus correligionarios (aunque ya sabemos que la libertad por la que claman ustedes es la libertad del “modelo referencial”, es decir, Cuba), pronunciadas por una colega marxista suya, Rosa Luxemburgo: “La libertad, sólo para los partidarios del gobierno, sólo para los miembros de un partido, por numerosos que ellos sean, no es libertad. La libertad es siempre libertad para el que piensa diferente”. También decía: “Sin elecciones generales, sin una libertad de prensa y una libertad de reunión ilimitadas, sin una lucha de opiniones libre, la vida vegeta y se marchita en todas las instituciones públicas, y la burocracia llega a ser el único elemento activo”. 

En fin, lo que tienen que hacer ustedes los comunistas y los historiadores e historieteros, es aceptar el reto de Pío Moa a un debate público. Pero no se atreven. 

La pretensión de  meter a Pío Moa en la cárcel, por el mero hecho de discrepar de lo políticamente correcto, es decir, por discrepar de oficializar la historia reciente de España nada menos que por ley, como se pretende con la memoria histórica, es un asunto grave, propio de un país totalitario de corte marxista-leninista-gramsciano. 

Grave es también el silencio que guardaron, y guardan, los representantes de determinado partido político, que estaba entretenido por aquel entonces buscando  personas para asuntos “más importantes” como era, y es, el cambio de los nombres de las calles de las ciudades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog