jueves, 29 de agosto de 2013

Recordando la Historia. Cosas de la I I República. ( I X )


Ser cristiano en general, y católico en particular, así como también ser de derechas, era un verdadero riesgo en la república que querían implantar los Carrillo, Pasionaria, Largo Caballero, José Díaz, los “asesores” soviéticos y los enviados y delegados del Kremlin, como general Berov, Palmiro Togliatti, el búlgaro Stoyan Minev, alias Stepanov,  el argentino Victorio Codovilla y un larguísimo etc. Estos tres últimos, para poder comunicarse directamente con Moscú, instalaron una emisora de radio en un pueblecito de Valencia llamado El Vedat, emisora que estaba custodiada y protegida por agentes de NKVD soviética.  

Los miles y miles de asesinados por estos criminales a las órdenes de Stalin, son sobradamente conocidos.

Paro también había otra persecución por parte de estos sujetos: la de la prensa. Las multas y los cierres de los periódicos que no comulgaban con las directrices “republicanas”, estaban a la orden del día, así como el arresto de los directores.  No digamos ya nada si algún medio, ya fuera periódico, revista o pasquín, se declaraba o decantaba por la enseñanza cristiana: automáticamente era catalogado como sospechoso, fascista, retrógrado y las monsergas de siempre. Y si tenía la osadía de criticar las medidas antirreligiosas del régimen, entonces el calificativo era el habitual: enemigo del pueblo.

Si además de esto, algún diario o revista tenía la valentía de recordar los incendios y destrucción de templos, el asunto ya se complicaba mucho más.

Por otra parte, había cosas incalificables. Tal es el caso, por poner un ejemplo, del gobernador civil de Teruel. Lean lo que sucedió en 1932:

“... Se compara la conducta del Gobierno francés asistiendo en pleno a los funerales católicos de Mr. Donner, con la conducta de este poncio que prohibió la asistencia del clero y Cruz alzada al entierro del presidente de la Audiencia de Teruel, no obstante haberlo pedido así el difunto y haberlo solicitado también los magistrados de aquella Audiencia.

“En cambio, el gobernador de Teruel asistió en persona y hasta presidió el duelo en otro entierro de carácter, no solo laico, sino comunista, en el
cual iba la bandera de los comunistas.

Todo esto y la arbitraria prohibición en el pueblo de Villastar de la tradicional procesión del Santo Cristo del Consuelo «para evitar -dijo el gobernador  - posibles alteraciones de orden público», prohibición que, al contrario, estuvo a punto de alterarlo, evitándose solo gracias a los consejos del propio párroco y de tres católicos....

“...Estas son las hazañas del gobernador de Teruel, de cuyo cerril sectarismo queremos avisar al señor ministro de la Gobernación a ver si le para un poco los pies; aunque, la verdad, dudamos mucho de conseguirlo. ¡Hay cada día tantos casos análogos!”.

Fuente: 
http://www.diariodeteruel.es/attachments/article/25502/M%C3%A1quinadeltiempo417.pdf

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog