sábado, 20 de mayo de 2017

La reforma del Estado ( I )


Tal como están las cosas en España desde hace varios años, creemos  que la reforma del Estado es un asunto urgente. 

Para empezar lo primero que hay que suprimir es la monarquía que incomprensiblemente tenemos en España, y de la cual su representante ostenta de manera también incomprensible, la jefatura del Estado. Si verdaderamente se quieren adoptar medidas e innovaciones destinadas a mejorar los sectores económicos, tanto públicos como privados, tendremos que desprendernos de esta rémora y de otras, como pueden ser las autonomías, el Senado y las subvenciones estatales a los sindicatos.

Lo que está claro, aunque muchos no lo vean así debido a su clíbano mental y a su ceguera voluntaria, es que la globalización es la única arma que puede crear una mejor utilidad y control no solamente del Estado, sino también del gobierno, a la hora de mejorar la situación económica, política y social.

Pero, claro, lo que pasa es que los jefes políticos se rodean de “asesores de alto nivel”, “analistas académicos” ellos, que son los que, al fin y a la postre, dictan y “evalúan” los programas políticos, que en el fondo se ajustan a la ideología del partido en el poder, no permitiendo ningún debate en contra, ni ningún tipo de diálogo. Tratar de analizar y coordinar las diversas tendencias y opciones, es como pedir peras “al horno”, que diría uno que iba para político. Sólo cabe el insulto. Y así nos luce el pelo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog