domingo, 21 de mayo de 2017

La reforma del Estado ( I I )


Como decíamos en el anterior artículo, se impone una reforma total del Estado porque, tal como están las cosas en estos momentos en España, si no se aplican verdaderas reformas, el barco se acabará hundiendo.


Según nuestra modesta opinión había que estudiar o evaluar, entre otras muchas cosas, las actuaciones de las instituciones públicas y ver cuáles son beneficiosas y cuáles son perjudiciales.

Por otra parte, ayuntamientos, diputaciones, autonomías y demás organismos, en estos momentos sólo sirven para la desarticulación y fragmentación  del Estado, lo que trae como consecuencia que éste sea totalmente inútil e incapaz de resolver los innumerables problemas que padecemos.

Dichas fragmentación y desarticulación se ven claramente en la aplicación de la justicia. No vamos a poner ejemplos porque desgraciadamente están a la orden del día. Además impiden el funcionamiento de un Estado normalmente constituido, que sería el que demostrase su verdadera utilidad y capacidad para preservar a la sociedad de los problemas que genera dicha fragmentación y desarticulación.

Mientras no se haga una evaluación desinteresada y exenta de toda connotación partidista, seguiremos en el pozo. Y como ya hemos dicho muchas veces en este blog, lo primero que hay que hacer es quitar a Felipe VI "El endilgado", heredero del atornillado patrón del Bribón, como jefe de Estado. Un referéndum bastaría para ello.

Continuará.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog