lunes, 19 de junio de 2017

Doctrina positiva y negativa ( V I I )


En estos tiempos actuales de “pensadores y analistas químicos” sociales, vemos que salen a la palestra toda una pléyade de enseñantes que no tienen ni idea de lo que dicen. Como diría D. Gustavo Bueno, lo único que hacen son “ruidos con la boca”. Y es que estos tipos parten de definiciones y conceptos totalmente erróneos.


Vamos a ver. La definición, o si se quiere, el concepto de algo, ya sea persona, animal o cosa, tiene que ver con su esencia exacta, fija e inmutable. Es la única forma de identificación. Sin embargo, si se hace caso a las cosas accidentales de dichas personas, animales o cosas, el error está servido. Y esto es lo que suelen hacer “los pensadores y analistas químicos”.

Platón, en su obra “Diálogo” (Parménides), dice:

“Así como la luz, permanece una e idéntica y está, al mismo tiempo, en muchos lugares diferentes, sin estar separada de sí misma, así cada idea o esencia está a la vez en muchas cosas, y no por eso deja de ser una sola y misma idea”.

Definir exactamente  es, entre otras muchas cosas, establecer y situar con el máximo rigor el lugar que ocupan las cosas en el Universo.  Así de sencillo, pero claro, oiga,  para el pensamiento marxista, que es una doctrina negativa, esto no vale, ya que el marxismo no entiende ni comprende que el concepto de “ser” es universal y que está por encima de todos los demás. Y no digamos ya nada si damos un paso más y nos metemos en el campo de la Metafísica. Aquí el marxista se pondría catatónico porque  no admite, como diría Leonardo Castellani en su obra “Elementos de Metafísica”, Editorial PENCA, Buenos Aires, 1977, que

“Metafísica es la ciencia del ser en cuanto ser; que estudia las últimas causas (el qué, el por qué, y el para qué o fin), y los primeros principios (lo que está primero en el ser, el conocer y el hacer), o sea la razones abstractísimas de las cosas; cuyo objeto material es el mundo, el alma y Dios”.

En el próximo artículo veremos la división de la Metafísica, así como un párrafo de la Encíclica de León X I I I “Eterni Patris”, publicada en agosto de 1.879

Continuará.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog