miércoles, 14 de junio de 2017

Doctrina positiva y negativa ( V )



Como decíamos en el anterior artículo, en éste veremos someramente el concepto que el marxismo tiene del Estado.


Como es sabido, de la sociedad feudal se pasó a la sociedad burguesa y de ésta, según la dialéctica marxista, se pasará a la sociedad sin clases.

Federico Engels escribió en 1876 un libro intitulado “Anti-Dühring”, refutando según él, las ideas del “burgués” profesor universitario alemán Eugenio Dühring. Dice Engels en ese libro:

“Así, la burguesía, en virtud de las necesidades de su desarrollo, opuestas a los privilegios y los vínculos feudales, es llevada a reivindicar la libertad y la igualdad bajo la forma universal de los Derechos del Hombre. El proletariado después de acompañar a la burguesía como sombra al cuerpo, a partir de la abolición de los privilegios de clase, pasa a exigir la abolición de las clases mismas . . .reivindicando además de la igualdad formal (jurídico-política), ls substancial (social-económica)”.

Y continúa Engels: 

“Es la misión histórica del proletariado reivindicar el derecho del trabajador sobre su persona y actividad libre, frente a la condición de mercancía bajo el régimen burgués. Su objetiva final es la conquista de un ideal humano de libertad y desarrollo de la personalidad”.

En el capítulo I I I del mismo libro, sigue Engels:

“Hoy existe por primera vez, el desarrollo y la realización absolutamente libre de sus aptitudes físicas e intelectuales. Cuando tal posibilidad se convierta en realidad, el hombre saldrá verdaderamente del reino animal, iniciará una vida verdaderamente humana, no más ajeno a la sociedad y a las fuerzas que en ella operan, sino factor consciente de su historia”.

Es decir, el proletariado pasará desde su penosa situación económico-social, a serlo todo en esta libertad que promete el comunismo. No cabe duda de que esto es un auténtico canto de sirena, ya que la verdadera y real condición humana bajo las tiranías comunistas está sobradamente demostrada: personas desprovistas de valores,  convertidas en masas informes domesticadas y controladas rígidamente por la “nomenklatura”, a la vez que sumidas en una gran pobreza, como se demostró en la desaparecida URSS que dejó 145 millones de pobres.

Recomendamos leer “La nomenklatura. Los privilegiados en la URSS”, de Michael Voslensky, soviético arrepentido, editado por Argos-Vergara, S.A., 1.981, 391 páginas incluido índice, y prologado por Fernando Claudín, otro comunista arrepentido que iría a parar al PSOE. Este libro lo comentaremos próximamente.

En el próximo artículo veremos la imagen ficticia del “hombre nuevo” que empieza a circular en el siglo X V I I I, llamado como saben “El siglo de las luces”.

Nota.- Aunque el citado libro de  “Anti-Dühring” se le atribuye a Engels, esto es una verdad a medias, pues hay muchísimos párrafos escritos por el propio Marx.

Continuará.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog