miércoles, 7 de junio de 2017

Doctrina positiva y negativa ( I I I )



Como decíamos en nuestro anterior artículo, en éste veremos someramente la organización del poder político en Roma.


Como nos cuenta la Historia,  la vida política en Grecia se circunscribía a la Polis (ciudad) hasta la llegada de Alejandro Magno que, como es sabido,  la citada vida política adquirió dimensiones imperiales, sin llegar a ser tal, siendo además muy inestable. Fue con la llegada de Roma cuando en realidad se hizo la primera expansión política que supo, entre otras cosas, organizar de forma inteligente la autoridad. Esta actitud y aptitud para organizar dicha autoridad, hizo que una pequeña polis, Roma, organizase y expandiese el mayor  imperio, en tiempo y espacio, que se había conocido hasta aquellos momentos, y que duraría doce siglos, haciendo cumplir sus leyes en todo su territorio.

Roma, en sus conquistas, no actuó de forma despótica machacando a sus enemigos. Se daba cuenta perfectamente que esto en realidad no era una verdadera conquista. Tomó nota de la actuación de otros pueblos más antiguos con los vencidos, a los que se les despojaba de toda dignidad, dignidad que Roma aportó y transmitió a sus vencidos, dándoles la oportunidad de llegar incluso hasta el Senado.

Como se recordará, la extensión de este vasto Imperio Romano era de unos siete millones de km2, y abarcaba desde el Atlántico hasta el Golfo Pérsico, llegando hasta el Mar Caspio y las tierras próximas al Danubio y al Rhin. Viendo esta enorme extensión, surge una pregunta: ¿cómo le fue posible a Roma mantener la unidad política, no solamente por las dificultades de la enorme extensión citada, sino también por las distintas idiosincrasias de los pueblos que iba conquistando? La respuesta parece obvia: por medio del Derecho, que hace que vayan desapareciendo enfrentamientos, luchas y discordias entre los pueblos que van conquistando, siendo lo más importante la desaparición de las lenguas locales en beneficio del latín.

Los pueblos extranjeros  (bárbaros) van aceptando este Derecho romano porque se dan cuenta que algún día podrán ser ciudadanos romanos.

Toda esta unidad política y elaboración jurídica, está en el famoso Código de Justiniano, publicado en el año 534, que es el pilar del derecho positivo occidental. En este Código se contemplan las principales instituciones humanas naturales: la familia y la propiedad.

Continuará.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog